A pesar de revocar reforma, piden la renuncia del presidente de Nicaragua

Grupos estudiantiles y la oposición exigen nuevas elecciones. Siguen las manifestaciones contra el mandatario Daniel Ortega.

La tensión sigue reinando en Nicaragua después de que el Gobierno de Daniel Ortega derogara una reforma de la seguridad social que hizo detonar protestas con el resultado de al menos 27 muertos y más de 100 heridos en cinco días, así como saqueos a comercios y daños a la propiedad pública.

Grupos de estudiantes permanecían atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), en Managua, colocando barricadas de piedras con pedazos de rótulos publicitarios y llantas quemadas en la jornada de este domingo.

Políticos opositores aseguraron por su parte que "la seguridad social ya no es el tema, sino la libertad de expresión, la corrupción, y tantos otros", como dijo la presidenta del Frente Amplio por la Democracia (FAD), Violeta Granera.

La presidenta del FAD, integrado por dirigentes de la antigua principal fuerza opositora de Nicaragua, sostuvo que la situación de Nicaragua "únicamente tiene dos salidas: que renuncie (Ortega) a la presidencia o que llame a elecciones libres,transparentes y competitivas, de inmediato".

"Lo que hizo hoy Ortega no cambia la situación de Nicaragua, los heridos continúan, los muchachos siguen presos, hay más de 25 muertos, más de 100 entre desaparecidos y detenidos, siguen las demandas por la justicia, por el derecho a hablar", afirmó por su lado a Efe la dirigente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Margarita Vijil.

La principal cúpula del país, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), mantenía la convocatoria, lanzada el pasado viernes, de una gran movilización mañana en la capital "por la paz y el diálogo".

Aunque la reforma a la seguridad social "creó está situación dramática", como reconocía este domingo Ortega en una alocución, muchos manifestantes han dicho que salieron a las calles también para reclamar por otras problemáticas, como los ataques a la libertad de expresión y prensa, los supuestos fraudes electorales y el actuar impune de la Policía.

"Estamos revocando, o sea, cancelando y poniendo a un lado la resolución anterior (de reforma de la seguridad social) que sirvió como detonante para que se iniciara esta situación", dijo Ortega, en una transmisión televisiva en vivo desde su vivienda en Managua.

Pero también advirtió de que su Gobierno no va a "permitir que aquí se imponga el caos, el crimen, el saqueo" y que con el respaldo de la ley y las instituciones actuará "con la firmeza correspondiente".

 

La inmensa mayoría de los nicaragüenses "está condenando estos hechos y está respaldando las acciones que tomamos para restablecer el orden y la estabilidad", aseguró el mandatario.

Ortega también reprochó a la Cosep que haya puestos condiciones a un diálogo con el Gobierno, como el cese de la represión o la liberación de los detenidos, aunque insistió en la necesidad de establecer las conversaciones bilaterales.

 

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir