En el fútbol no todas las manos son faltas, ni todas las faltas son manos

José Borda explica las diferentes situaciones para sancionar esta clase de faltas.

*Por José Borda, analista arbitral de Caracol Radio

El árbitro cobra penal en un partido por una mano en el área y todos los jugadores lo encaran y le dicen "fue sin intención" no obstante, la intención sola ya no cuenta. Quienes tienen gran parte la culpa de que la sanción de las manos en el fútbol este tan desnaturalizada son los que expresan lo que les parece y no lo que está reglamentado.

Poner de acuerdo a todos sobre este álgido tema es muy complicado, sin embargo, como dice el dicho “vale la pena morir en el intento” y lo que está estipulado en el reglamento del fútbol al respecto es lo siguiente:

La ley 12 expresa que se debe sancionar la "acción deliberada de tocar el balón con la mano o brazo". Si hay mano con esta característica dentro del área, hay penal. Esto es lo que certifica el reglamento al decir que la acción debe ser deliberada, o sea, voluntaria e intencionada, léase esto último como lo que quiso hacer el infractor. Para sancionar las manos en las áreas o en cualquier parte del campo se deben tener en cuenta 5 requisitos básicos.

El primero es el movimiento de la mano hacia el balón y no el balón hacia el brazo, en este ítem la mano debe buscar claramente el balón, porque muchas veces es el contrario quien se lo envía y pide castigo; el segundo requisito es la distancia entre el adversario y el balón o que este le llegue de manera inesperada a la extremidad, es decir, entre más cerca este del balón el jugador que toca el esférico con la mano, menos posibilidad de meterla voluntariamente va a tener.

La tercera exigencia es la posición de la mano, si un futbolista estira los brazos en un salto en el área y la pelota le pega en la mano, se considera que dicho deportista amplía el volumen de su cuerpo con los brazos para evitar que pase y como la pelota le pega, es penal, si está dentro de su área, porque el futbolista, independientemente de su intención, le da más espacio a su cuerpo e impide que la pelota siga su curso. Lo mismo sucede cuando un jugador se tira con su cuerpo a hacer un cierre, si el balón le pega en la mano, debe ser castigado, pues los defensores tienen que hacerse responsables de la manera en que salen a marcar o a disputar el balón.

El cuarto requerimiento es, si el jugador toca el balón con un objeto en su mano por ejemplo, con una canillera o un guayo será castigado, lo mismo que si le lanza dicho objeto al esférico, esta acción será considerada como una prolongación de la mano y merecerá sanción convirtiéndose este en el quinto requisito, estas dos últimas situaciones poco se dan pero también se deben conocer.

Cargando