Gobiernos centroamericanoos y caribeños están en alerta por pasta dental china con tóxico

El director general de Aduanas de Panamá, Daniel Delgado Diamante, confirmó hoy que los dentífricos, contaminados con Dietilene Glycol, un químico usado en la fabricación de fluidos de frenos, llegaron al país procedentes de China y parte de ellos fue re-exportada a República Dominicana.

Las autoridades sanitarias de Centroamérica y el Caribe se pusieron en alerta por el anuncio de Panamá de que pastas dentales provenientes de China, que contienen una sustancia tóxica, fueron re-exportadas a República Dominicana y, al parecer, a otros países de la región.

El director general de Aduanas de Panamá, Daniel Delgado Diamante, confirmó hoy que los dentífricos, contaminados con Dietilene Glycol, un químico usado en la fabricación de fluidos de frenos, llegaron al país procedentes de China y parte de ellos fue re-exportada a República Dominicana.

"Quedó confirmado que estos (productos) llegaron de China", declaró a Efe Delgado, quien se reunió con el ministro panameño de Salud, Camilo Alleyne, y funcionarios de otras entidades para "ajustar las medidas de control" en los diferentes puestos de entrada.

Al Dietilene Glycol, que fue detectado el año pasado en medicinas suministradas por la Caja del Seguro Social de Panamá, se le atribuye la muerte de cerca de cien personas en el país.

Por su parte, las autoridades dominicanas dijeron hoy que identificaron a los responsables de la introducción ilegal en el país de varios lotes de dentífricos que contienen el químico tóxico.

Unas 10.000 unidades de las pastas dentales contaminadas fueron incautadas en el Distrito Nacional y en las provincias de Samaná, Barahona, Jimaní y Elías Piña, según una fuente del Ministerio de Salud Pública, que añadió que no hay constancia de personas fallecidas ni hospitalizadas por usarlos.

Ese despacho señaló en una nota que se alertó de la situación a las autoridades de Haití pues existe información de que el producto también puede ser comercializado en su territorio, ya que algunas etiquetas de los lotes confiscados están escritas en creole, idioma hablado en ese país.

Los dentífricos "Mr. Cool", "Excel", "Junior Excel" y "Papitas", los dos últimos con sabores dulces para niños, fueron introducidos como contrabando en República Dominicana, camuflados como comida para perros, según la fuente.

Las autoridades dominicanas agregaron que el uso prolongado de estos productos puede producir daños renales e incluso la muerte.

Asimismo, en Nicaragua se inició un vasto operativo en las fronteras, supermercados, tiendas y mercados en búsqueda de las pastas dentales.

La búsqueda de esos dentífricos fue ordenada por la ministra de Salud, Maritza Cuan, después de que, según informaciones procedentes de Panamá, siete furgones cargados con las pastas dentales salieron de ese país rumbo a República Dominicana, y Nicaragua teme que se hayan desviado hacia Centroamérica.

Aunque "no hay indicios" sobre el ingreso a Nicaragua de esas marcas de pastas dentales, las autoridades del país están "tras la pista" del posible cargamento y realizan inspecciones "para prevenir cualquier tragedia", dijo la portavoz del Ministerio de Salud, Maritza Tellería.

Las investigaciones están a cargo de especialistas y oficiales de aduana que tienen la orden de decomisar esos productos en cualquier

punto de venta "para que no lleguen a manos de los nicaragûenses", añadió.

La semana pasada fueron incautadas en Ciudad de Panamá 6.168 unidades de los dentífricos "Mr. Cool" y "Excel" con Dietilene Glycol.

Las primeras investigaciones mostraron que el producto de origen chino había sido vendido en la Zona Libre de Colón por la empresa J&M, que envió siete embarques a República Dominicana, por lo que las autoridades de ese país fueron alertadas.

"Nosotros estamos verificando y si encontramos alguna información al respecto le estaremos comunicando a las autoridades nicaragûenses como lo hicimos con las de Dominicana", enfatizó Delgado Diamante.

Las pastas dentales entraron a Panamá entre octubre y diciembre de 2006 sin registro sanitario, mezclados con productos para animales y fueron descubiertas en un mercado de la capital.

Cargando