Defensoria del Pueblo

Hojas de vida falsas en contrato de la Defensoría del Pueblo

El contrato de la Defensoría del Pueblo con recursos del BID lleno de irregularidades: hojas de vida adulteradas, firmas falsas e inconsistencias

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Hace unos meses la Defensoría del Pueblo adjudicó un contrato con recursos del BID, el Banco Interamericano de Desarrollo, para “construir soluciones de software bajo el modelo de Fábrica de Software”, es decir, diseñar un Software que sea útil para el trabajo y las necesidades de la Defensoría. El contrato, de 3000 mil millones de pesos, lo ganaron dos empresas: INETUM ESPAÑA S.A. SUCURSAL COLOMBIA y SINERGY & LOWELLS, que componen la Unión Temporal Defensoría S&L Inetum.

Un mes después del inicio del contrato, el supervisor del contrato, el ingeniero Andrés Vargas Cabas, empezó a sospechar que algo no estaba bien. El 1 de febrero, el ingeniero Vargas envía una comunicación al consultor de la Defensoría, Daniel López, notificándole que el equipo encargado del contrato, no aparece, es decir: nadie lo ha visto, nadie ha hablado con sus integrantes, y le pide al consultor Daniel López que revise al personal, es decir, que examine las hojas de vida del grupo de trabajo de la Unión Temporal.

López encontró que muchas de las hojas de vida eran falsas, o estaban adulteradas. Algunas de las empresas que se reportaban como experiencia profesional no conocían a esas personas, es decir: no aparecen en los registros de recursos humanos de las compañías. Por ejemplo, el señor Danilo Eduardo Marín, consultado por el investigador, respondió que él nunca le entregó ningún documento a la Unión Temporal, ni tampoco a la Defensoría. Mayra Alejandra Velásquez dice algo parecido: que ella nunca trabajó en una empresa que menciona su supuesta hoja de vida, y que tampoco ha firmado nada, es decir, que le falsificaron su firma, y que ella entregó la hoja de vida original a la señora Andrea Veloza de la empresa Sinergy Lowells.

No son los únicos casos. Nelson Federico Posada dice que nunca trabajó en TecnoSoftware, que una firma en uno de los documentos no es suya, que él nunca firmó esos papeles. Que sí se postuló a un cargo como arquitecto de datos, pero que esa hoja de vida y esos documentos no son suyos. Y el señor José David Rodríguez responde lo mismo: “NO he tenido vínculo y/o relación laboral y/o contratos de prestación de servicios con las firmas All Group Technology, Softtek Renovation o TecnoSoftware. NO conozco los soportes que dan cuenta de experiencias laborales mías en esas firmas”. Aclara que él sí envió unos documentos a la empresa Sinergy Lowells, la misma que menciona Andrea Veloza, otra de las víctimas de esta suplantación.

¿El caso ya está en la fiscalía?

La Defensoría del Pueblo envió a 6AM de Caracol Radio un documento del 18 de marzo, firmado por el Secretario general de la Defensoría, Altus Alejandro Baquero, dirigido a la fiscalía. Pero no tiene el sello de recibido, ni se puede consultar en el Sistema Penal Oral Acusatorio, el SPOA. El que sin duda está enterado es el Banco Interamericano, que había entregado los recursos para el proyecto. Una de las dos empresas, INETUM, ha dicho que fue engañada por sus socios de Sinergy Lowells, que fue quien presentó los documentos falsos, y que quieren ayudar en las acciones penales. El contrato ya está en proceso de liquidación, y la Defensoría dice que no se alcanzó a pagar un peso. En cualquier caso, queda un pregunta: ¿cómo es que el comité evaluador, compuesto por 9 personas, algunas que venían del despacho del defensor, no se dieron cuenta de las hojas de vida falsas y adulteradas?

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir