Lo más leído

  • Con foto de su parte posterior, Kimberly Reyes habla de sus glúteos
  • Con esta foto, Paulina Vega presumió sus hermosos glúteos
  • Jennifer López sorprende completamente desnuda para lanzar nueva canción
  • Extranjeros lanzan dinero en calles del Centro Histórico de Cartagena
  • El atrevido escote del vestido de ‘Jlo’ que tiene encantados a sus fans
  • Para alquilar balcón: Debate de Petro y Cepeda al ex fiscal Martínez

Hoy es noticia

Más temas
Coronavirus

Nuevo caso de abuso laboral a un vigilante en Bogotá durante cuarentena

El hombre pasó más 50 días encerrado en una bodega de la ciudad

Desde el 26 de marzo del 2020, Hélber Bolívar un hombre de 56 años edad y vigilante, tuvo que "vivir" en una bodega en el barrio Jorge Eliecer Gaitán en Barrios Unidos, cuidando este lugar de domingo a domingo.

Su cama, como nos cuenta él, eran dos sillas unidas de una oficina de la bodega y no contaba con ninguna protección para cuidarse del virus COVID-19 o para su cuidado físico.

Yo me la pasaba más que todo en la oficina, me sentaba allá a pensar, a esperar qué pasaba. Yo no podía salir porque el lugar tenía alarma y no tenía las claves. La incertidumbre y la preocupación llegaban por varias horas, pero yo no tenía otra opción", aseguró.

Su hija, Jenny Bolívar, le llevaba comida a su padre por medio de una pequeña ventanita y le insistía en que se fuera de este lugar.

"Por una pequeña ventana le daba gaseosa, pan, la comida que hacíamos en casa. Yo le decía que se fuera pero por la necesidad pues no se podía, era demasiado triste", confesó.

Su hija señaló ademas, que de estar encerrado, al señor Bolívar, no le estaban cumpliendo con los pagos que habían acordado.

"Pasó el primer periodo de la cuarentena y nunca llegaron con un reemplazo como le habían dicho, después lo llamaron y le dijeron que tenía que continuar, y mi papá aceptó. La verdad, él pensaba en el dinero y que le podían pagar un poco más del mínimo, y eso sería muy útil para mi hermana. Por ahora, él está feliz por estar con nosotros de nuevo, pero está ojeroso y muy amarillo", relató la hija.

Además, el señor Bolívar confesó que los propietarios de esta bodega lo amenazaban diciéndole que si se iba de este lugar perdería su empleo.

"Me dijeron que yo no podía irme y yo les decía que también entendieran que uno como iba a estar trabajando tantas horas. Pero la necesidad mía es tan grande que yo aceptaba quedarme, no tenía otra opción, de igual forma, no es justo", aseguró el señor Helbert.

Después de más de 50 días, Hélber en compañía de su hija Jenny Bolívar, denunciaron este hecho y pidieron a las autoridades competentes que les ayuden para que este caso no quede impune.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir