"Para el Gobierno, la única alternativa es militarizar el Cauca" Univalle

Cristina Bautista Taquinás, la líder indígena asesinada en Tacueyó, era egresada de Escuela de Trabajo Social del Alma Mater.

El profesorado de la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la Universidad del Valle, expreso la evidente negligencia estatal, ante el aumento que se viene presentando de asesinatos a líderes y lideresas sociales en el departamento del Cauca.

Para los docentes de Univalle, para el Estado la única alternativa que se plantea es la militarización del territorio, poniendo en riesgo a la comunidad y que no se considere la voz de quienes lo habitan, lo cuidan, lo aman.

Las y los profesores de la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la Universidad del Valle, manifestó su indignación por los hechos ocurridos el día 29 de octubre, en los que atacaron y asesinaron a Cristina Bautista Taquinás, egresada de Escuela de Trabajo Social.

Los docentes creen que estos hechos constituyen una clara violación a los Derechos Humanos y a la autonomía territorial de nuestros pueblos ancestrales.

Comunicado de los profesores de la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano 

Las y los profesores de la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la Universidad del Valle y el personal administrativo, queremos manifestar nuestra más profunda indignación y dolor por los hechos ocurridos el día 29 de octubre, en los que atacaron y asesinaron a la autoridad Ne’j Wesx de Tacueyó y a la Guardia Indígena en condiciones de indefensión mientras ejercían control territorial. Creemos que estos hechos constituyen una clara violación a los Derechos Humanos y a la autonomía territorial de nuestros pueblos ancestrales. 

Hacemos un llamado al gobierno nacional, toda vez que los asesinatos a líderes y lideresas sociales han venido en aumento y reflejan una estrategia sistemática de los grupos armados en contra del movimiento y la organización social que busca la construcción de un país en paz. Resulta para nosotros(as) preocupante la evidente negligencia estatal y que la única alternativa que se plantee sea la militarización del territorio, poniendo en riesgo a la comunidad y que no se considere la voz de quienes lo habitan, lo cuidan, lo aman. 

Expresamos nuestro inmenso dolor por el asesinato de Cristina Bautista Taquinás, con quien compartimos esta casa que se llama Escuela de Trabajo Social. Sabemos que Cristina será sembrada como semilla de esperanza y se quedará con nosotros(as), su profundo sentido humano, su compromiso con sus raíces y su pueblo y el amor por Trabajo Social. 

A las autoridades indígenas, a la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, a su familia, sus amigos, amigas y al pueblo Nasa, nuestra más profunda solidaridad y admiración por el respeto y la manera como cuidan mancomunadamente nuestra madre tierra. El sueño de unidad y la convicción por la paz que tenía Cristina seguirá vivo.

Cargando