Simón Bolívar y su huella en el Atlántico

Barranquilla, Soledad y Puerto Colombia fueron los municipios que también hicieron parte de la ruta libertadora.

Recuerdos del paso de Simón Bolívar por el Atlántico. /

Las visitas de Simón Bolívar en el Atlántico fueron determinantes en los procesos independistas en el departamento. De su recorrido se conoce que visitó en dos ocasiones a Barranquilla, la primera se registra para el año 1820, luego diez años después llegó a Soledad en el año 1830 proveniente de Cartagena y otras de las visitas que se conocen, fue en Sabanilla, en el municipio de Puerto Colombia donde llegó en los últimos momentos de su vida.

Barranquilla: Pieza clave de la lucha libertadora

De su paso por Barranquilla se conoce que estuvo dos veces y fueron claves para llevar a cabo el proceso independista en Colombia. La primera llegada del Libertador fue el 23 y 24 agosto del año 1820 y se ubicó en ese entonces en una vivienda que estaba al lado de la Iglesia San Nicolás; hoy de eso solo queda una placa tapada por unos viejos teléfonos de moneda, ubicados en la Calle 32 entre carreras 43 y 44 en la acera occidental.

En esta visita, Bolívar estuvo para inspeccionar las acciones independistas e igualmente se contacta por medio de cartas con otros actores de la ruta libertadora en Colombia.

En su segunda visita, para el mes de noviembre de 1830, llega a la ciudad rumbo al corregimiento de Sabanilla en Puerto Colombia, exactamente para partir a Santa Marta.

Tomás Rodríguez, presidente de la Sociedad Bolivariana del Atlántico y docente manifiesta que se le ha dado muy poca importancia “es un hecho transcendental para nuestra ciudad, esta etapa es muy enriquecedora desde las últimas décadas y no habido un interés por parte de las autoridades locales” frente a la ruta de Simón Bolívar en la capital del Atlántico.

Soledad: La hospitalidad que cobijó al Libertador

En el municipio de Soledad, área metropolitana de Barranquilla, Bolívar llegó para revisar el estado en el que se encontraban los soldados que hacían parte del Ejército, refugiándose en el municipio para continuar su lucha libertadora en la ciudad de Cartagena.

Hasta allí ingresó por el antiguo puerto de Soledad, hoy conocido como el caño de Soledad, donde escasamente, según explica Fernando Ferrer, presidente de la academia de Historia y miembro de la Sociedad Bolivariana de Soledad, reposa una piedra que destaca el paso del padre la patria por este sector, pero tampoco se le ha dado la relevancia que esto requiere

Otros de los lugares visitados por el Libertador fue una vivienda que hoy es el Museo Bolivariano ubicado en la Plaza Central. Esta edificación ha pasado por un deterioro estructural, ya que solo hasta el año 2008 el inmueble fue intervenido por la Gobernación del Atlántico, pero los trabajos no perduraron y solo hasta el periodo del año 2017 al 2019 se reactivaron nuevamente los trabajos con una inversión de más de $1.500 millones para el mantenimiento y amueblamiento, con el fin de recrear la época cundo el padre de la Patria visitó el municipio.

La iglesia San Antonio de Padua, también contó con la presencia del Libertador, allí según relata el historiador Ferrer, fue el lugar donde Bolívar comulgó en agradecimiento del día de su cumpleaños. El templo se conserva y es un escenario religioso de importancia para los soledeños. De acuerdo con el historiador, también existe una piedra ubicada en la calle 18c con carrera 26, como recuerdo de la ruta que tomo el padre de la Patria desde Barranquilla hasta Soledad, allí la comunidad se ha hecho participe del mantenimiento de la piedra.

Ferrer destaca que Bolívar fue muy agradecido con el pueblo soledeño por la hospitalidad recibida, teniendo en cuenta que en esa época el Libertador temía por su vida y desconfiaba de todos los enemigos de la independencia.

Puerto Colombia: La historia del Libertador en el olvido

La visita de Simón Bolívar en Sabanilla fue fugaz, en su llegada ya se encontraba con quebrantos de salud y agobiado por la enfermedad, por lo que éste fue un lugar de paso para dirigirse a Santa Marta. Su salida se registra el 1 de diciembre 1830, esto se conoce como el fin de la ruta libertadora.

La única evocación que se tiene del él, es una piedra que cuenta con 89 años, hoy abandonada en la vía que conduce al corregimiento del municipio de Puerto Colombia y que ha sido olvidada como manifiesta e historiador Elkin Núñez, quien agrega que los únicos dolientes de esta historia son la comunidad que entre sus ocupaciones, sacan tiempo para tratar de no borrar los pasos de Simón Bolívar en su tierra.

Cargando