Capturan a cinco integrantes de una misma familia señalados de jíbaros

Son sindicados de ser los mayores expendedores de sustancias alucinógenas de Magangué

La Policía Nacional en el Departamento de Bolívar, a través de la Seccional de Investigación Criminal (SIJIN), logró en las últimas horas la captura de cuatro sujetos y una mujer, de una misma familia perteneciente a un grupo delincuencial autodenominado los “Kendo”, señalados de ser los mayores expendedores de drogas del municipio de Magangué.

 

Cinco personas conocidos en el mundo callejero como el “ken”, “la marica”, el “kendo”, el “capo” y una mujer como la “negra”, fueron capturados en flagrancia por la Policía Nacional en el municipio de Magangué en medio de un operativo de allanamiento en los barrios Costa Azul y Santa Rita, por el delito de tráfico fabricación o porte de estupefacientes.

 

De acuerdo con las autoridades, los procesados eran los responsables de gran parte de la distribución y comercialización de alucinógenos en parque y entornos educativos del municipio de Magangué.

 

Según informaciones oficiales, estos cincos individuos expendían la droga a plena luz del día cerca a la plaza principal en la modalidad de menudeo. Auxiliados por los mal llamados “campaneros”. Es decir que de esta manera escapaban del cerco policial.

 

Las investigaciones dejan entrever, que los capturados expendían los alucinógenos en vía pública, exponiendo a niños, niñas y adolescentes al consumo de las drogas y al riesgo de involucrarlos en la comisión de conductas delictivas.

En consecuencia los capturados fueron dejados a disposición de la Fiscalía 71 Local de Magangué, donde el ente acusador les imputó cargos por el delito de tráfico fabricación o porte de estupefacientes.

 

En los registro de allanamiento, se le hallaron más de 600 dosis entre cocaína, marihuana y bazuco, con un valor comercial de 5 millones de pesos.

 

Además, les decomisaron un arma de fuego tipo revolver calibre 38, 19 cartuchos calibre 38, 12 celulares, una gramera y 253 mil pesos en efectivos, producto de la comercialización de los alucinógenos.

 

Tras las audiencias preliminares, el togado con funciones de Control de Garantías de Magangué (Bolívar), cobijó al “ken”, al “kendo”, y al “capo”, con medida de aseguramiento intramural en la cárcel de mediana seguridad Camilo Torres.

 

Por su parte la “negra” y la “marica”, corrieron con mejor suerte, toda vez que el togado los dejó en libertad.

Cargando