Mamá de 104 años vive en Boyacá y reveló el secreto para conservarse

La señora Matilde quien ya tiene hasta trastataranietos, habló en el día de la madre en los micrófonos de Caracol Radio.

Matilde Cuervo de Avendaño nació en Pesca (Boyacá), a 20 minutos de Sogamoso y a hora y media de Tunja, un 12 de noviembre de 1914, hace 104 años.

Es una mujer campesina que ha tomado la fortaleza del campo, para mantenerse lúcida, después de un siglo de vida. 

Nació en 1914, y prácticamente vivió el contexto entre guerras, además del Bogotazo y otros hechos históricos de Colombia y del mundo. 

Así la describen sus hijos “es una gran mujer. Su ternura, su paciencia, su bondad, su modo alegre de vivir la vida, así es como le hemos aprendido desde siempre. Es una mamá, una abuela ejemplar. A nadie ha ofendido, a nadie ha molestado y siempre ha estado al servicio de los demás”. 

Su juventud la pasó en el campo. Escasamente alcanzó a ir a tercero de primaria, pero sus hijos, hoy son grandes profesionales, varios de los cuales se encuentran en Pesca y otros en Bogotá. 

En la actualidad, la rutina de la señora Matilde está en el confortable apartamento de una de sus hijas, con la que reside en Sogamoso. Se acuesta por tarde a las 7 de la noche, y despierta entre 9 y 10 de la mañana.

Uno de sus hobbies es visitar sus tierras en Pesca, las mismas que consiguió junto a su esposo, fruto del arduo trabajo de toda una vida. 

La señora Matilde, mantiene intacta su memoria, y pareciera que no le pasaran los años. Tiene una piel que evoca la ternura de las abuelas y recordó en Caracol Radio, parte de sus mejores experiencias. 

“La vida del campo ha sido muy agradecida conmigo. Hoy tengo algunas dificultades porque me duelen mucho los huesos, pero sin lugar a dudas, vivir el proceso de mis hijos, y de toda mi descendencia, es un gran regalo de Dios para mi vida”, dijo doña Matilde. 

Su longevidad, es notable hasta en la voz; dice que la comida orgánica y natural que solo se da en el campo, y una buena actitud frente a la vida, es el mejor elixigor de juventud. 

“Eso de cocinar antes si era mucha belleza: que trigo, que maíz, que cebada (...) antes nos alimentábamos muy sano, con naturalidad, con productos orgánicos y menos contaminados. Ahora todo lo fumigan y lo producen con químicos y fertilizantes, antes eso no existía, y eso, yo creo que me ha ayudado a conservarme durante estos 104 años que he vivido feliz ante la vida, agradecida con lo que he tenido, y enfrentando lo que toque”. 

Así es su descendencia:

Tuvo Ocho hijos, y hoy tiene 32 nietos, 47 bisnietos y 27 tataranietos. Además, en camino viene su primer Tras tataranietos. 

Doña Matilde cumplirá 105 años en noviembre d este año, goza d muy buena salud, y sus hijos la llevarán deniego hasta la casa campesina donde crio a sus hijos y donde armo un hogar amoroso su esposo, para conmemorar los primeros 5 años de un nuevo siglo de vida.

 

 

Cargando