denuncia

Inversionistas y socios de K7 en disputa

Caracol radio Manizales hablo con ambas partes para conocer la situación y acciones que han realizado frente a los procesos que hoy adelantan.

Los inversionistas de los containers explican que desde el año 2016 les ofrecieron un proyecto del mall de comidas, en una estructura de contenedores, por lo que invirtieron algunos de ellos más de 90 millones de pesos. Sin embargo les entregaron a mediados de 2017, aclaran que después de un tiempo supieron que no se tenían los permisos para el funcionamiento.

Carlos Botero, comerciante del mal de comidas dice que “allá tenemos tirada toda la inversión ya que el manejo de esa sociedad durante el proyecto fue muy mal, nos presionaron para que cerráramos, con el cuento de que iban a hacer una reestructuración, para mejorar, para ser más eficientes en costo y casualmente nos enteramos hace dos meses que ya iban a entregar el lote, que eso se acababa y que arrancaba un proyecto de vivienda. Entonces estamos perdidos y esperando a ver quién responde”.

Explica que paralelo a los problemas que se presentaron, el dueño del lote realizó un proceso jurídico donde demandó a la sociedad para que le fuera entregado el terreno y en el mes de enero se enteraron de que la propiedad fue vendida a una constructora para un proyecto de vivienda. “Estamos todos nosotros en el medio y nadie nos ha tenido en cuenta”.

Por su parte, David Santiago Hincapié Cardona, representante legal de LHS S.A.S y socio de K7 Containers Park, explica que el proyecto entró en funcionamiento en julio de 2017 con una excelente afluencia de público durante los tres primeros meses, “lastimosamente algunas condiciones internas tanto la calidad del producto, los tiempos de entrega y las condiciones climáticas que se tenían dentro del sitio, no permitían que la gente siguiera yendo. No tuvo el impacto que nosotros queríamos y a finales de ese mismos año, los empresarios por voluntad propia comienzan a cerrar sus negocios sin haber una carta o requerimiento por parte de nosotros”.

Aclara que al ver la confusión los socios decidieron presentar un plan de reestructuración, donde se unieran todos los restaurantes y la calidad del servicio fuera controlada desde una sola parte, pero para esa reestructuración se necesitaba una inversión alta y que todos estuvieran de acuerdo, pero finalmente no fue aprobado.

Reitera que junto a su socio Leonardo Mederos buscaron soluciones para mejorar las condiciones del negocio y afirma que mientras presentaban proyectos, Herman Duque Botero, el tercer socio hizo el proceso de venta del lote sin contar con los perjuicios que les generaría por lo que consideraron instaurar una denuncia penal en su contra.

El abogado de David Santiago Hincapié y Leonardo Mederos, explica que la denuncia penal es por los delitos de estafa agravada, pánico económico e injuria y calumnia, y en este momento en una de las tres denuncias penales instauradas se realizó una audiencia de conciliación donde Herman Botero Duque en compañía de su abogado, establecieron unas pretensiones frente a las afectaciones en que produjo a sus socios.

Camilo Cardona Arias, abogado de dos de los socios aclara que al instaurar la demanda en contra de Herman Botero Duque, se entiende que no hay una alianza entre ellos y explica que “se ha actuado de manera abierta, transparente ante la Fiscalía General de la Nación, respecto de unos elementos materiales probatorios que se acreditaron ya en esa denuncia penal, para poder establecer y demostrarle a la opinión pública que aquí se ha actuado de cara abierta con todo lo que se ha podido aportar”.

Es así como actualmente avanzan los procesos jurídicos de las partes para llegar a un resultado claro para inversionistas, socios y el propietario del lote.

Cargando