Lo más leído

  • Jacobo Bucaram no fue capturado en Medellín
  • ELN reconoce participación en desmanes contra CAI de la Policía
  • Recuperan lote invadido en Pereira donde funcionaba parqueadero
  • Cuatro empresas llegarán a Pereira a generar más de 10 mil empleos
  • La 'atrevida' foto de Carla Giraldo que tiene suspirando a sus fans
  • "Soy mala para posarle a la cámara": Greeicy en su sesión de fotos
Navegando al corazon del pacifico

Virudó, un corregimiento convertido en isla en el Océano Pacífico

En esta población al norte del departamento del Chocó, que tiene mil habitantes, doscientas familias y 238 viviendas, viven de la agricultura

En límites entre Nuquí y el Bajo Baudo, al norte del departamento del Chocó, se encuentra el corregimiento de Virudó, una isla que hace parte del municipio de Pizarro, en donde se encuentran las corrientes del sur y norte del Océano Pacífico, en un sector conocido como “Cabo Corriente”.

Rodeada de manglares y esteros, Virudó fue fundada por cinco familias afro descendientes en 1872.

“Los primeros fundadores fueron Cristóbal Auriver y Serafina Morcillo, una pareja que llegaron junto a varios familiares a este sector y se quedaron para formar esta población. Lleva el nombre de Viduró porque está localizado sobre la desembocadura del río Virudó”, asegura la profesora Hilda Asprilla.

Este corregimiento, que está a dos horas del municipio de Pizarro en lancha, tiene cerca de mil habitantes, doscientas familias y cuenta con 238 viviendas construidas, en su mayoría cien metros levantadas de la tierra, por la puja que se presenta cuando crecen las olas del mar.

Ángel Marciano Asprilla, que lleva 64 años viviendo en Virudó, asegura que se vive bien, porque se tiene pescado, plátano y banano, para consumo propio.

“Nosotros tenemos la alimentación más cerca, lo único es que el resto de los alimentos los tenemos que traer de Buenaventura, a donde tenemos que viajar en bote durante todo un día” aseguro Marciano.

Por su parte, Diego Córdoba, otro afro descendiente de Virudó, sostiene que vivir al lado del Océano Pacífico es muy chévere.

“Vivir al lado del mar significa mucho, porque uno acá en la costa lo tiene prácticamente todo. Salud y Vida, lo demás uno lo resuelve. Acá se vive chévere. Toda mi vida la he vivido acá y me siento muy orgulloso de vivir en Virudó. Usted se levantó de su cama, come y vive de lo que tiene, se práctica mucho el deporte y se ve televisión solo de noche”, relata Diego.

En Virudó, viven de la pesca de Piangua, el cultivo de arroz, maíz y de plátanos como Popocho y Filipita.

“Nos levantamos a las cuatro de la mañana a los ríos, como el Caimanero, para llegar a las siete de la tarde luego de nuestra jornada de pesca”, revela Harrison Asprilla Córdoba, un agricultor de esta isla.

Sus habitantes afro descendientes, que conviven desde hace cuatro meses con indígenas de la comunidad Embera, desplazados de la violencia, pagan quince mil pesos de luz mensualmente, ya que solo cuenta con cuatro horas de luz, de seis de la tarde a once de la noche y tres mil pesos al mes por el servicio de agua, que cuenta 24 horas del día.

Virudó, hizo parte de las diez poblaciones que visitamos en la expedición Navegando al Corazón del Pacífico, luego de recorrer Guapi, Timbiquí e Isla Gorgona al sur del departamento del Cauca, Puerto Merizalde en el Valle del Cauca, Papayo, Unión Balsalito, Orpuá y Pizarro.

 

 

 

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir