Lo más leído

  • Las fotografías con las que Jessica Cediel enamoró a más de uno
  • “Es mi Instagram y no pongo nada jurídico”: Jueza ‘fitness’ sobre sus fotos
  • Las verdaderas razones por las que los perros lamen a sus dueños
  • El baile de Valerie Domínguez en vestido de baño presumiendo su figura
  • Por mentir en su edad, descalifican a candidata de Miss Universe Colombia
  • Daniela Ospina no se resistió e hizo famoso baile de Tiktok junto a su hija

El drama de la escasez de caña flecha para hacer sombreros vueltiaos

La sequía ha terminado por afectar los cultivos del insumo que los artesanos zenúes usan para hacer los sombreros.

Semanalmente llegan decenas al mercado de Montería, con las manos desechas de tanto tejer, pero con la esperanza de conseguir un dinero que sirva para salir adelante y seguir tejiendo. Son los artesanos de Tuchín que traen sacos y sacos llenos de sombreros vueltiaos, de caña flecha y de ilusiones de tener más dinero. Por estos días, a estos tejedores naturales los está golpeando el mismo fenómeno que a todo el país, la sequía.

Sí, faltan alimentos, escasea el agua y preocupa la correcta nutrición de los niños. Pero es que también la sequía les está arrebatando lo único que tienen como medio de subsistencia: la caña flecha, y por lo tanto, también su amado sombrero vueltiao. La maldita sequía ha secado el cauce de los ríos que bañan al departamento de Córdoba, y ha dejado en veremos la producción de la caña, insumo del sombrero.

José Cipriano, artesano tuchinero que teje en vivo en pleno mercado de Montería, se queja porque la producción no ha sido la misma, “no ha llegado mucha caña para trabajar, los bultos que antes comprábamos a 40.000, los han vendido hasta en 70.000, y de esa manera es imposible mantener un precio estable en los sombreros, porque trabajaríamos a pérdida”, dice.

Sin embargo, los avivatos nunca faltan, y esos también están afectando a los tuchineros. Según Cipriano, a pesar de la cantidad de artesanos que viajan a Montería, “son más los intermediarios que van a Tuchín y compran su poco de sombreros para venderlos en todas partes. Se les agradece por la difusión de nuestro arte, pero se están aprovechando de la sequía para aumentar exagerademente los precios”.

Es una operación matemática muy simple. Un sombrero de 21 vueltas que antes se vendía en 120.000 pesos en Tuchín, se está comprando en 160.000. A Cipriano le indigna, que en los mercados se encuentre este mismo sombrero hasta en 280.000 pesos, “uno pregunta que por qué tan caro y ellos dices que en Tuchín no hay caña flecha por la sequía, que toca traerla de afuera para hacerlo y eso incrementa los costos”, relata.

Sin embargo, levanta la voz al decir que eso es mentira. “Están engañando al país con ese cuento”, asegura. Según Cipriano, “la caña flecha históricamente nunca se ha cultivado en Tuchín. Siempre ha tocado traerla de los pueblos ribereños del Sinú o de Caucasia, donde la tierra es más húmeda y se asienta mejor la caña. Nosotros sí hacemos el sombrero, pero la caña que utilizamos siempre ha sido de afuera”.

Engaño o no, no es menos cierto que la caña flecha está escasa y que eso aumenta los precios. Lo que indigna a los tuchineros es que los vendan tan caros cuando “ni siquiera saben diferenciar un tejido de 21 o 23 vueltas”. Mejor dicho, si quiere ir a la fija, hable con uno de ellos en el mercado de Montería, o adéntrese en el corazón de Tuchín.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir