Ciencia y medio ambiente

Coronavirus

¿Cuánto tiempo dura la inmunidad de la vacuna contra la COVID-19?

Para el inmunólogo Juan Manuel Anaya, la mayoría de informes sobre la vacuna enseñan que la respuesta inmune es muy rápida.

Vacuna COVID-19 / Getty Imagenes

El pasado 30 de marzo, el Ministerio de Salud reportó que Colombia alcanzó una nueva cifra récord de aplicación de vacunas contra el COVID-19 en un solo día.

Según la cartera, en esa jornada se aplicaron 156.476 dosis de vacunas,alcanzando así un total de 2.121.530 dosis aplicadas. Del total de dichas aplicaciones, 34.221 corresponden a las segundas dosis, lo que significa que, hasta la fecha, ya existen 267.707 colombianos con su esquema de vacunación contra el COVID-19 completo.

Lea también:

Así, mientras las autoridades de salud redoblan sus esfuerzos para inmunizar a la población lo más pronto posible para alcanzar la inmunidad de rebaño (el 70% de la población vacunada), no deja de preocupar que, al mismo tiempo, varias regiones del país se acercan a un tercer pico de contagios de COVID-19. Incluso, durante los primeros días de Semana Santa ya se han registrado varias aglomeraciones que han disparado las alarmas de las autoridades sanitarias, quienes reiteran la importancia de mantener las medidas de bioseguridad a pesar de que el Plan Nacional de Vacunación se encuentre en marcha.

De esta manera, mientras incrementa poco a poco la cifra de personas vacunadas en el país, a la vez surgen preguntas sobre su aplicación, como por ejemplo si la primera dosis de la vacuna ya brinda inmunidad, si se puede prescindir de las medidas de bioseguridad o en cuánto tiempo “actúa” la vacuna para proteger contra los síntomas del COVID-19.

Para responder a estas preguntas, Juan Manuel Anaya, inmunólogo del Instituto Pasteur de París, explica por qué, mientras se da el proceso de inmunización y se avanza hacia la inmunidad de rebaño, es necesario seguir respetando las medidas de bioseguridad: “Cuando uno se expone al virus, al día siguiente no está enfermo. Hay que esperar a que el sistema inmunológico reconozca qué está pasando y si “logra” eliminar o no el virus (...) ocurre lo mismo con las vacunas”.

Por ese motivo, Anaya advierte que, tras la aplicación de la dosis completa, es necesario esperar entre siete y catorce días a que se reflejen sus efectos: “La mayoría de informes nos enseñan que la respuesta inmune es muy rápida. En ese intervalo, hay que mantener las medidas de precaución para no contagiarse”.

Además, el científico señala que, una vez una persona esté vacunada, de todas formas existe el riesgo de contagiar a otros: “Sin que uno se pueda enfermar, en ese periodo de contagio puede enfermar a otros. Las medidas que el Ministerio de Salud ha resaltado de manera pedagógica (lavado de manos, uso del tapabocas, distanciamiento social y circulación de aire) hay que mantenerlas mientras logramos que al menos el 70% de la población esté vacunada”.

Por otra parte, sobre cuánto tiempo dura el efecto de la vacuna, Anaya rescató que, aunque esta respuesta aún no se conoce del todo, sí existe evidencia que señala que estas duran al menos ocho meses. No obstante, precisa que esta información está basada en el tiempo máximo en que se ha evaluado la inmunidad por vacunación, por lo que esta respuesta probablemente cambie con el correr del tiempo.

“La pandemia se vive en tiempo real, apenas tiene un año y un mes de haberse iniciado. Pero la vacuna se ha comportado como se esperaba hasta ahora: con una inmunidad a largo plazo. Sabemos que las vacunas son seguras y tienen una eficacia probada, por encima del 90%-95%”, concluye.

Además, explicó la importancia de aplicar el cuadro de vacunación completo, es decir, el número de dosis al que haya lugar según lo disponga el fabricante: “Con una vacuna se busca que el individuo que se beneficia de la misma genere respuesta inmune, que le permita estar preparado cuando llegue el (virus) agresor. Estar preparado implica que haya una memoria inmunológica, y no solo por un ratico (...) para que esta sea robusta, se necesita un refuerzo”.

De este modo, Anaya agrega que, para saber si una vacuna necesita o no un refuerzo, esto se realiza por ensayo y error para determinar que la respuesta inmunológica sea sólida.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad