Escuchas telefónicas

Madero prende el “ventilador” en el caso chuzadas

Aseguró que el senador Benedetti le pagó para seguir e interceptar al abogado Lombana y el fiscal general.

Aunque no aceptó cargos, el ingeniero Juan Carlos Madero, capturado por las interceptaciones ilegales desde la oficina fachada de un coronel en retiro del Ejército, reconoció que se reunió con el senador Armando Benedetti para acordar los detalles de algunos seguimientos recomendados por el congresista.

Madero entregó en un interrogatorio los detalles de ese acuerdo y que se convierte en la puerta de entrada para una posible negociación con la Fiscalía.

En esa declaración dijo que acordaron un pago de 240 millones de pesos por una serie de servicios ilegales que incluyó interceptar las comunicaciones del abogado Iván Lombana y su hijo.

“Pidió la protección de sus dos teléfonos celulares y de su esposa… adicionalmente seguimiento al celular del doctor Lombana de quien me entregó los números para encontrar algo en contra de él puntualmente.

‘Yo lo que quiero es joderlo’ y quería saber que estaba haciendo Lombana en contra de él”, señala la declaración de Madero con la Fiscalía.

El ingeniero relató que inicialmente se pactó un pago de 40 millones de pesos y para arrancar recibieron el 50 por ciento.

Según Madero el coronel Jorge Humberto Salinas, testigo del caso y capturado por la Fiscalía, se encargó de hacer los seguimientos, pero a Benedetti no le gustó mucho.

Lea también: Hay un hacker prófugo por el escándalo de “chuzadas”

“Ese seguimiento se hizo por cuatro semanas por un personal contratado por el coronel Salinas y me envió un informe sobre obtener el resultado que esperaba el senador Benedetti. Como no quedó satisfecho dejó de pagar solo nos pagó dos meses de los acordado”.

En los seguimientos a Lombana, según Madero, los integrantes de la red de chuzadas establecieron que el abogado tenía unas cuentas en Curazao y esa información se la ofrecieron al senador que le prestó poca atención, pero aún así le dijeron el que costaba 200 millones de pesos.

“Salinas me contó que para hacer ese trabajo había que contactar a unos ciudadanos en el exterior y se le cobró al senador Benedetti la suma de 200 millones de pesos, pero nunca se llegó a concretar dado que no pagó el anticipo. Debido a que el senador Benedetti no estaba contento con lo que se había hecho con el hijo de Lombana”.

Dijo, el ahora testigo, que se reunió con Benedetti en el centro comercial Gran Estación y allí le entregó parte de la información, un encuentro que grabó como garantía de sus servicios prestados.

 Lea también: Los audios de Guatibonza con la oficina de 'chuzadas'

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir