Siete momentos memorables de la edición 88 de los Óscar

La gala del Óscar pasó y los premios ya se entregaron. Pero varios momentos de la ceremonia darán de qué hablar.

Alejandro González Iñárritu y Emmanuel Lubezki hicieron historia en los Óscar al alzarse, respectivamente, con el segundo premio al mejor director y el tercero a mejor director de cinematografía, en años consecutivos, por "The Revenant".

Además Leonardo DiCaprio por fin saboreó el olor de la victoria en los premios de la Academia.

Sin embargo, los premios no fueron los únicos protagonistas de la velada, algunos eventos se llevaron la mirada de millones de televidentes en la transmisión de la edición 88 de los premios a lo mejor del cine. 

— Una ayudita de papá:

El anfitrión Chris Rock echó una mano a sus hijas con la venta de galletas de las Girl Scouts desplegando a un equipo de pequeñas por el Teatro Dolby de Los Ángeles para vender galletas a las celebridades allí reunidas. ¿Una ventaja injusta por tener un padre famoso? Quizá, pero usted haría lo mismo por su hija si pudiera. Y esas pequeñas emprendedoras consiguieron rápidamente 65.243 dólares por una buena causa.

—Un grupo distinto de cinéfilos

Resulta útil recordar que no todos los espectadores se aferran —o siquiera prestan atención— a las películas premiadas por la Academia. Para demostrarlo, Rock mostró unas imágenes pregrabadas en las que visitaba un cine en Compton, California, donde los espectadores negros parecían los más ajenos a las cintas nominadas en este año. Entre sus favoritas estaba una película sospechosamente ignorada por la Academia: "Straight Outta Compton".

—Debió haber un mensaje, pero ¿cuál?

Muchos espectadores debieron sentirse desconcertados por la aparición de la actriz y celebridad conservadora de Fox News Stacey Dash, presentada en broma por Rock como directora del programa de contacto con minorías de los Óscar. Dash subió al escenario para decir: "Estoy deseosa de ayudar a mi gente. ¡Feliz mes de la Historia Negra!". Tarea sugerida: comenten entre ustedes el propósito de la broma, que dejó al público en blanco.

—No se arredró

Alejandro González Iñárritu tenía algo importante que decir sobre inclusión ("liberarnos de verdad de todo prejuicio y este pensamiento tribal") y pensaba hacerlo durante su discurso de aceptación del premio a mejor director por el épico western sobre supervivencia "The Revenant". Siguió adelante con audacia pese a la grosera música que le metía prisa, y que este año llegaba en una forma intimidante: "La cabalgata de las Valkirias" de Wagner.

—Una ovación de pie y un llamado a salvar el planeta

Tras cuatro nominaciones previas, Leonardo DiCaprio consiguió por fin un Óscar a mejor actor por su papel en "The Revenant". Fue homenajeado con una ovación de pie, tras la que hizo un apasionado llamado a que todo el mundo tome medidas contra el cambio climático, en lo que pudo ser el discurso de agradecimiento más emotivo de la noche.

—Bienintencionado, pero erróneo

Sam Smith recibió su Óscar a la mejor canción por "Witing's on the Wall", de "Spectre", citando un artículo que, según dijo, afirmaba que ningún hombre homosexual había ganado un Óscar antes que él. Se equivocó, pero el error no socavó su petición a que todos "nos alcemos como iguales algún día".

—Para eso está google

Un comentario casual de Jared Leto con el término "merkin" (con una mirada de reojo a Margot Robbie, su copresentadora del premio al mejor diseño de producción) pudo haber intrigado a muchos espectadores. Los que acudieron a buscadores o incluso a un diccionario pronto descubrieron que un "merkin" es, ehm, una peluca púbica. El próximo paso para muchas de esas almas curiosas: desaprender lo que es un "merkin".

Cargando