25N, ¿cómo derrumbar las violencias contra la mujer?

Panelistas analizaron el aumento de feminicidios en el país, las políticas fallidas y las claves para eliminar violencia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En Hora20 un programa especial para abordar el 25N, el día de la eliminación de la violencia contra la mujer para dar una mirada más allá de la jornada y e la violencia física. Se debatió sobre el panorama en Colombia, el aumento en las cifras y el fracaso de algunas políticas para frenar los feminicidios. También una mirada a lo que pasa en la comunidad afro, en la disparidad de las cifras y sobre todo en los altos niveles de impunidad. Por último, una mirada a las soluciones y vías para reducir la violencia, eliminar el machismo y garantizar seguridad a las mujeres.

La calle, la casa, los entornos laborales y hasta los espacios de entretenimiento se han convertido en espacios de peligro para las mujeres, ya que, a pesar de las distintas iniciativas para frenar la violencia contra las mujeres, de impulsar campañas, líneas de atención y hasta una guerra frontal contra el machismo, la violencia sigue siendo una constante en Colombia y en el mundo bajo los patrones de vulneración de derechos en el hogar por parte de sus parejas o exparejas, así como en la edad, pues las mujeres entre 19 y 45 años son las más violentadas. El primer reto para enfrentar el panorama de violencia contra la mujer es la disparidad en las cifras. En el reciente informe de la Fundación Feminicidios en Colombia, el Observatorio de violencia contra la mujer reportó entre enero y octubre 243 víctimas de feminicidio, mientras que para Medicina Legal son solo 64 los casos, pero 767 las mujeres asesinadas en el transcurso del 2021.

Los tipos de violencia también recobran importancia, pues como lo explicada el informe de la Fundación Feminicidios en Colombia, la explotación sexual regularmente es una puerta de entrada al feminicidio, esto sin dejar de lado el papel que cumple el acoso, la violencia psicológica, el maltrato y la discriminación. El desempleo, una economía del cuidado concentrada en las mujeres, la falta de protocolos de atención serían también elementos que profundizan las condiciones de violencias a las que son vulnerables las mujeres, incluso la justicia. Pues según el Observatorio de Feminicidios, en el año 2020, el 97 por ciento de los casos quedaron en la impunidad, esta sería una de las respuestas de la reticencia de las mujeres a no denunciar ni acudir a las autoridades. En América Latina se cuentan más de 4 mil feminicidios al año, una realidad que en honor a las hermanas Mirabal, protagonistas del inicio del 25N como la fecha para eliminar la violencia contra la mujer, nos recuerda que estamos lejos de eliminar cualquier vulneración.

Lo que dicen las expertas

Audrey Mena Mosquera, fundadora de Ilex es una ONG que trabaja por los derechos de las mujeres Afro, resaltó que de 3.900 mujeres que se reconocen como afrodescendientes entre 2015 y 2019, todas se reconocen como víctimas de violencia sexual y, “el motivo para que su caso dentro de la justicia no trascendiera es que el sistema está colapsado”. Agregó que el país todavía no reconoce el racismo y la discriminación que hay hacia las mujeres negras e indígenas a la hora de tener acceso a la justica.

En cuanto al efecto de la pandemia en la violencia contra la mujer, planteó que ha terminado dificultando el acceso a la justicia. En ese orden, comenta que es necesario ofrecer garantías de justicia y de acceso a las comunidades negras e indígenas.

Para Lina Céspedes, abogada, profesora en la Universidad del Rosario y máster en Estudios de Género de la Universidad Nacional, la violencia contra la mujer se debe dar como un panorama 360 grados, “por qué se da, cómo se da, cómo se sigue generando y cómo se para”. Explicó que por la forma como se tipifican las acciones en el derecho, se ha caído en la tendencia en el feminicidio de estudiar de manera aislada la responsabilidad penal, de la responsabilidad civil, lo cual cree, puede llevar a desligar los ciclos de violencia.

En este punto afirmó que asuntos como el desempoderamiento económico de la mujer, la puede llevar a ser víctima del feminicidio. “Entender qué no estamos viendo o que ocurre cuando se llega a un estado de violencia extrema”, el cual asegura, está precedido por un ciclo que se podría prevenir. “Entender cómo la mujer puede llegar a ser víctima de ese resultado fatal”.

Yamile Roncancio Alfonso, directora de la Fundación Feminicidios Colombia, se concentró en explicar las consecuencias que puede tener la disparidad en las cifras sobre feminicidio en el país, “el Estado no ha sido claro en quién tiene que dar las cifras, Medicina legal no lo puede hacer porque no tiene competencia para decir cuándo un delito debe imputarse como feminicidios, eso debería hacerlo la Fiscalía”, por lo tanto, recordó que es necesaria la creación del sistema integrado de violencias basadas en género que estableció la ley Rosa Elvira Cely desde el 2015. Sin embargo, explicó que los casos de feminicidio necesariamente no se están tramitando como debería ser, pues deja como ejemplo cuando los fiscales optan por no imputar el feminicidio o cuando hay manipulación de los hechos y se pasa como un suicidio lo que realmente sería un feminicidio.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir