¡Alerta ante un accidente cerebrovascular!

Según la Asociación Colombiana de Neurología el tiempo límite para usar fármacos que logren disolver coágulos de sangre en una arteria obstruida es de máximo 4 horas y media, aunque los daños inician minutos después de presentarse el ACV.

  • La Organización Mundial de la Salud sostiene que 1 de cada 6 personas entre los 40 y 60 años padecerá un accidente cerebrovascular. 
  • Las consecuencias del ACV se derivan de la muerte de las células cerebrales, lo que puede desencadenar la muerte o discapacidad permanente del paciente. 
  • Según la Asociación Colombiana de Neurología el tiempo límite para usar fármacos que logren disolver coágulos de sangre en una arteria obstruida es de máximo 4 horas y media, aunque los daños inician minutos después de presentarse el ACV.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año mueren unas 5.7 millones de personas en el mundo por accidente cerebrovascular (ACV). En el país se presentan 45.000 casos de esta afección de acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Neurología (ACN). La reacción oportuna ante un accidente cerebrovascular puede evitar la muerte o discapacidad permanente. 

Un ACV se produce cuando se corta el suministro de sangre a una parte del cerebrovi. El doctor Boris Pabón Guerrero, Neurocirujano de la Cínica del Norte en Bello, asegura que esta enfermedad es catastrófica y todos los tipos de accidente cerebrovascular son una emergencia, porque sin el oxígeno y los nutrientes de la sangre, la parte afectada del cerebro empieza a morir rápidamente desencadenando secuelas irreversibles, como el entumecimiento del cuerpo. 

Existen dos manifestaciones del accidente cerebrovascular: el isquémico y el hemorrágico. El primero, que representa el 80% de los casosvii, es aquel en el que un coágulo (sangre sólida) se forma dentro de una vena o arteria y bloquea la corriente sanguínea que irriga al cerebro. De acuerdo con el Dr. Pabón, el accidente cerebrovascular hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo que está dentro o alrededor del área cerebral se rompe y desata un repentino flujo de sangre anormal.

 

Síntomas  

Según la Asociación Colombiana de Neurología, el 38% de personas en riesgo de padecer un accidente cerebrovascular no conoce sus síntomas, por eso es importante tenerlos en cuenta y así actuar con rapidez en caso de que se presenten.  

Entre los signos más notables del ACV están la debilidad o entumecimiento de una parte del cuerpo; disminución o pérdida parcial de la visión, dificultades para hablar, cambio decreciente de la capacidad mental, dolores de cabeza intensos y repentinos, mareos, vértigo, complicaciones motrices, y ataques isquémicos transitorios, que afectan áreas reducidas del cerebro.

“La reacción oportuna puede marcar la diferencia entre la muerte, la discapacidad permanente, la ocurrencia de otro ACV y la recuperación del paciente”, afirma el Dr. Pabón Guerrero, quien cuenta con 18 años de experiencia clínica. También manifiesta que entre las consecuencias del ACV están la afasia o trastorno del lenguaje, la pérdida de la memoria y la debilidad o el entumecimiento permanente de los músculos del cuerpo. 

 

Factores de riesgo 

El 90% de los ataques cerebrovasculares están vinculados con algunos factores de riesgo clave que pueden ser modificables o no modificables. Dentro de los primeros, cabe destacar que la hipertensión es el causal más poderoso del ACV, ya que provoca un aumento de dos a cuatro veces las posibilidades de sufrirlo antes de los 80 años.  En este caso, la presión arterial debe ser medida y controlada constantemente para reducirla al rango normal. Igualmente, los expertos aseguran que el tabaquismo, colesterol alto, diabetes, alcoholismo, drogas psicoactivas, píldoras anticonceptivas, sedentarismo y malos hábitos alimenticios, como el consumo excesivo de grasas saturadas, aumentan el riesgo de sufrir un ACV.  

Con respecto a los factores no modificables como la edad, según la OMS, 1 de cada 6 personas entre los 40 y 60 años sufrirá un ACV, aunque también puede presentarse en individuos menores de ese rango. De igual manera, el sexo, las tendencias genéticas y la raza hacen parte de la lista de condiciones que incrementan el peligro de padecer un ACV. Finalmente, el Dr. Pabón asevera que los defectos cardiacos de nacimiento y adquiridos, como las válvulas cardiacas, amplían el riesgo de que se produzcan coágulos que bloqueen el torrente sanguíneo que llega al área cerebral. 

El accidente cerebrovascular es la segunda causa de muerte después de la enfermedad isquémica del corazón y la tercera causa de años de vida vividos con discapacidad en el mundo. Reaccionar oportunamente para asegurar la asistencia médica de los pacientes y evitar daños importantes en su cuerpo está en manos de todos. 

 

 Tratamiento 

Actualmente el tratamiento utilizado para la disolución de coágulos más común es la trombólisis, que consiste en dirigir medicamentos a dicha obstrucción a través de un catéter. Sin embargo, una alternativa novedosa y que apoyaría el tratamiento convencional es la trombectomía mecánica, es decir, la extracción del coágulo a través de un dispositivo médico. Estudios médicos señalan que los pacientes que contaron con una extracción del trombo mediante esta técnica tienen menos probabilidad de discapacidad relacionada con el ACV y una mejor calidad de vida después de un año de la intervención.

 

Medtronic

 

Cargando