Actualidad

Montería

Proyecto Queresas y Porvenir: oportunidad de formación y crecimiento

Personal de las comunidades vecinas al proyecto se está capacitando en distintas disciplinas. De esta manera amplían sus horizontes de acceso a empleo

Personal de las comunidades vecinas al proyecto se está capacitando en distintas disciplinas. De esta manera, amplían sus horizontes de acceso a empleo y generación de ingresos. / Cortesia: Fundación Cerro Matoso

Cerro Matoso cree firmemente que la educación y la formación contribuyen al empoderamiento comunitario y a su transformación social y, por eso, está capacitando a más de 100 personas en operación de equipos pesados y livianos, obras civiles, técnicas ambientales y viveristas.

Entre estas personas se encuentran 21 jóvenes, quienes fueron seleccionados por sus comunidades para acceder al programa de formación en operación de maquinaria pesada. Los estudiantes, pertenecientes a 6 Juntas de Acción Comunal, 3 Cabildos Indígenas y 1 Consejo Comunitario afro de los centros poblados cercanos al proyecto, completaron a finales de 2019 la fase lectiva dictada por el SENA, en un centro de entrenamiento utilizando simuladores, en Puerto Libertador.

Luego de tres meses de formación teórica, los 21 jóvenes iniciaron su fase práctica en las instalaciones de la empresa. Unos días antes, recibieron en sus comunidades su dotación completa: uniforme de la empresa (camisas marcadas con cada uno de sus nombres) jeans, casco, botas y elementos de protección personal. Como un primer día de clase se sintieron felices y orgullosos de poder ser parte de este programa.

Cortesia : Fundacion Cerro Matoso

“Nunca me imaginé tener esta oportunidad de adquirir tantos conocimientos de parte una gran compañía como Cerro Matoso, que le apuesta siempre al desarrollo de todas las personas de las comunidades. Además, estas capacitaciones sobrepasaron mis expectativas, me han motivado a querer aprender más para llegar lejos”, afirmó Carlos Arcia, de la comunidad de Marañonal.

Ya en campo, en uno de los frentes de operación de Cerro Matoso, los jóvenes pudieron poner en práctica lo aprendido, obteniendo experiencia con máquinas operativas, reconociendo sus componentes y funcionamiento. Cada dos semanas, un grupo de siete jóvenes llevó a cabo estas capacitaciones en campo en las que contaron con el apoyo de instructores profesionales y trabajadores de la empresa, quienes los motivaron y guiaron con paciencia pero, sobre todo, quienes les compartieron la cultura de seguridad que se vive en Cerro Matoso.

“Sin duda, poder acceder a estas capacitaciones es un privilegio. Me siento muy contento de estar acá, es un proceso que sé que muchas personas están dispuestas a asumirlo. La formación en temas de seguridad durante los entrenamientos y los protocolos que nos han enseñado desde Cerro Matoso son de las cosas más destacadas para mí. Además, son conocimientos trasmitidos por personas que trabajan en la empresa y que conocen las operaciones de cerca y tienen años de experiencia, eso lo hace aún más significativo”, afirma Wilmer Arteaga de la comunidad de Medio Rancho.

Para Luis Guillermo Angulo, operador de Mina y Preparación de Mineral, “es un placer recibir a nuestros compañeros que vienen de las comunidades. Apoyarles y enseñarles todo el proceso minero, empezando con la seguridad. Me siento orgulloso de transmitirles lo que he aprendido en Cerro Matoso”.

cortesia:Fundación Cerro Matoso / Cortesia : Fundacion Cerro Matoso

Asimismo, Juan Sebastián Barrera, otro de los instructores, afirmó que “la experiencia ha sido muy gratificante, tanto para los instructores como para los mismos aprendices. La diferencia más grande que tiene Cerro Matoso en comparación con otras minas es que cuida a sus trabajadores. Así como el trabajador llega a la mina, que regrese a su casa sano y salvo”.

A estos 21 jóvenes se suman avances en otros programas de formación en Planeta Rica, como los de 41 personas que se capacitan actualmente en operación de vehículo liviano y camión doble troque y 14 mujeres capacitadas en técnicas ambientales. Estas últimas iniciaron recientemente sus prácticas como promotoras y veedoras. Las primeras cumplirán el rol de promover el cuidado ambiental en sus comunidades en alianza con las instituciones educativas, y las segundas acompañarán los monitoreos ambientales de aire, agua, flora, fauna y suelo de Cerro Matoso en el marco del proyecto. Mary Luz Almario, de la comunidad de Punta Verde, es una de las técnicas, quien manifestó: “como comunidad, estamos muy agradecidos, con mucha expectativa y ganas para aprender y enseñar todo lo que se viene para nosotros. Agradecer a Cerro Matoso por habernos brindado el apoyo de capacitación que aprovecharemos al máximo”.

Cortesia : Fundación Cerro Matoso

Para Cerro Matoso es muy importante brindar las herramientas de capacitación y abrir espacios donde las personas puedan poner en práctica lo aprendido, fomentando la mejora de competencias y acceso a mayores oportunidades en diversos sectores económicos como el minero, de construcción, civil, entre otros.“En Cerro Matoso estamos convencidos de que la educación y la formación de las personas es uno de los mayores aportes que podemos generar en la región. Estas impactan positivamente a los participantes, a sus familias y a su entorno. Por eso, buscamos espacios de aprendizaje y prácticas que nos permitan promover esta transformación y contribuir con su desarrollo económico, social y ambiental”,concluyó Joyce Nessin, gerente de Asuntos Corporativos de Cerro Matoso.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad