Lo más leído

  • El 53% de los habitantes de Bogotá ya se habrían contagiado de la COVID-19
  • Falcao, operado con éxito de una fractura facial
  • En un bagre salió el mayor de la lotería de Santander
  • Funcionario del CTI y su esposa imputados por violar información reservada
  • Falleció el 'Teacher' Berrío en su cumpleaños número 54
  • Volverá el pico y cédula a Cartagena

Hoy es noticia

Más temas
Denuncias

Mujer en Medellín denuncia que la Policía habría asesinado a su esposo

Paula Gómez asegura que varios uniformados le propinaron una golpiza a Jonathan Meneses, de 30 años de edad, en un CAI, el pasado 16 de agosto.

()

Jonathan Estiven Meneses Hernández, de 30 años de edad, fue capturado por la Policía en la madrugada del domingo, 16 de agosto, en el barrio San Javier –comuna 13- de Medellín, luego de que su esposa, Paula Gómez, llamara a los uniformados para que mediaran en una discusión de pareja en la que, sostiene, no hubo agresión alguna de su esposo hacia ella.

Yo misma fui quien llamó al 123 de la Policía para decirles que me enviaran a alguien a mi casa, que tenía una discusión con mi esposo y necesitaba que alguien fuera. Ellos llegaron, mi esposo estaba tranquilo, solo se había tomado unas cervezas”, relató.

Tres uniformados, quienes llegaron caminando hacia la casa de la pareja, le habrían pedido una requisa a Jonathan, quien accedió, pero en el momento en que procedieron a sacar las pertenencias de su bolsillo, el joven no lo permitió e intentó entrar a su casa.

Indígenas de Ituango piden que les evacuan el cuerpo del compañero muerto

“Ellos empezaron a ultrajarlo, agarrarlo, a cogerle de las manos, de la camisa. Yo les empecé a gritar que no le pegaran, que yo nunca los había llamado para que fueran a ultrajar a mi esposo y decían que de malas, que iban a llamar a una patrulla para llevárselo”.

Paula Gómez cuenta que se aferró al cuerpo del joven e insistió que no se lo llevaran y que, incluso, vecinos del sector salieron a pedirle a los uniformados que no golpearan al hombre, quien para ese momento ya estaba esposado.

“Ellos llamaron a más policías y llegaron más de 10 a la casa –un callejón-, entre todos empezaron a golpearlo, lo cogían del cuello, lo agarraban con esos bates y se los ponían en la nuca, le pegaban, le daban patadas, le reventaron la nariz, yo les pedía que no más, él también les pedía que no más, les decía “señor agente, pero no me pegue, si yo no les estoy haciendo nada, por favor”, pero ellos estaban como enceguecidos”.

Rescatan a cinco mineros que habían quedado atrapados en un derrumbe

Paula afirmó que los uniformados de la Policía sacaron a su esposo arrastrado, en medio de múltiples golpes y lo subieron a una patrulla para trasladarlo al CAI San Michel, hasta donde ella llegó por sus propios medios. Allí fue donde lo vio con vida por última vez.

Los agentes de turno manifestaron que lo llevarían al Centro de Traslado de Protección, CPT, lugar hacia el que su esposa se dirigió y donde le respondieron que él no se encontraba allí, que debía regresar al CAI San Michel y pedir información sobre él.

Una vez regresó al CAI, los policías involucrados en el caso ya habrían terminado su turno, por lo que quienes acababan de llegar le manifestaron que no tenían información de su paradero. Posteriormente, uno de ellos le informó que el hombre había sido trasladado hacia la Policlínica porque “había sufrido un paro cardiorrespiratorio”.

Personero de Medellín denuncia agresiones a funcionarios de la entidad

“Cuando llegué, estaban los policías. Me dijeron que me tranquilizara, que a él no le había pasado nada, que le había dado un paro y lo habían tenido que trasladar. Yo les exigía ver a mi esposo, que ellos cómo me iban a decir que mi esposo estaba ahí, si él nunca había sufrido de nada”.

Según su versión, los uniformados la subieron a una patrulla, la dejaron allí unos minutos y cuando regresaron le habrían manifestado que “tenían que contarle algo que había pasado en el procedimiento”.

“Cuando me estaban contando, me dieron a entender que mi esposo estaba muerto, les dije que qué me estaban diciendo, y me decían “no, no, doña Paula, yo no le estoy diciendo que él está muerto”, entre todos se miraban y no sabían cómo decirme que mi esposo sí estaba muerto”.

Asesinan a miembro del partido FARC en límites entre Remedios y Bolívar

Gómez contó que, en ese momento, exigió poder ingresar a la clínica a hablar con el médico que había atendido a su esposo, quien le dijo que Jonathan había sido ingresado sin signos vitales, que tenía múltiples golpes en el cuerpo y que, por haberse tratado de un traslado policial, no lo habían tocado, sino que solo habían documentado su ingreso.

“Yo le supliqué que me dejara ver el cuerpo de mi esposo y él me dejó ingresar, me dijo que no lo tocara. Su cuerpo estaba lleno de golpes en la cara, en la cabeza, en la sien, sus brazos estaban aporreados, su pecho, las muñecas eran tarjadas donde estaban las esposas, se las dejaron como si las hubieran cortado con un cuchillo. Yo le decía al doctor que él no estaba así”.

La versión de la Policía Metropolitana

En la primera versión entregada por la Policía Metropolitana, el pasado 16 de agosto, el general Eliécer Camacho dijo que los uniformados atendieron un llamado por violencia intrafamiliar, debido a que Jonathan había tenido comportamientos agresivos con su compañera y sus vecinos, por lo cual fue capturado y trasladado al CPT, donde el personal médico de turno solicitó llevarlo a un centro médico por una descompensación.

Protesta en Medellín dejó semaforos rotos, cajeros averiados y otros daños

En esa ocasión, el general aseguró que el joven de 30 años había fallecido por un paro cardiorrespiratorio, producto del consumo de bebidas embriagantes y drogas.

Sin embargo, al ser consultado por Caracol Radio sobre los hechos, el comandante afirmó:

“(…) De manera inmediata el cuadrante llega al sitio, allí se encuentra una persona que estaba agrediendo a su pareja sentimental, es trasladado al CAI, en el cual presenta alto grado de excitación, tan pronto llegan al CAI, esta persona manifiesta sentirse mal y es trasladado de manera inmediata a la Unidad Intermedia, con el fin de que sea valorado su estado anímico. Posteriormente, informan en la Unidad Médica que esta persona fallece. De acuerdo a lo que manifiesta Medicina Legal, se trataría de una intoxicación múltiple, al parecer, por consumo de bebidas embriagantes y estupefacientes”.

Organizaciones crean estrategia contra los abusos policiales

A pesar de ello, la familia insiste que todavía no se conoce el dictamen de Medicina Legal y cuestionan las afirmaciones de la Policía: “un resultado físico y escrito por la Fiscalía, no lo conozco”, afirmó Paula Gómez, quien añadió que decidió hacer el caso público, casi un mes después, porque debido al dolor causado por la muerte de su esposo, "no se había sentido capaz". Sin embargo, la denuncia fue radicada en la Fiscalía el mismo día de este suceso. 

Los hechos son materia de investigación por parte de la Fiscalía General de Nación y la Policía Nacional inició investigación disciplinaria para establecer qué fue lo que ocurrió.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir