Opinión

No más "¡Sí se puede!"

El público no gana ni pierde los partidos, pero hay que hacer algo para despertar al nuevo tipo de hincha que asiste al Metropolitano

Estadio Metropolitano de Barranquilla /

Por: Felipe Valderrama

Lo primero para decir es que lo más importante de un equipo para lograr la victoria y conseguir su objetivo es el juego, la estrategia, la táctica, la actitud de los jugadores y hasta la suerte, con un balón que rebota en un defensa o en el palo y se mete al arco. Luego está el árbitro que con una decisión vital puede cambiar el curso del partido o dependiendo de como dirija "incline la cancha" a favor de un equipo

Pero también hay otros pequeños detalles, o no tan pequeños, como el estado de la cancha, el clima y los hinchas. Quienes asisten regularmente al estadio a ver a su equipo saben que en algún partido los cánticos, el aliento y la presión, en el buen sentido, del público fue importante para ganar en los últimos minutos cuando el equipo no encontraba el gol. Es posible que la mayoría de las veces eso no sea suficiente, o si no todos los equipos con estadio lleno jugando de local ganarían y sabemos que no es así.

Le puede interesar:

El público que asiste a ver los partidos de la Selección Colombia muchas veces no es el mismo que va a fútbol regularmente. Eso no tiene nada de malo. Todos tienen derecho a ver a la Tricolor y de invertir su dinero para hacer plan con sus familiares o amigos. Además, no es para nada barato. Hay que comprar tiquetes y reservar hotel pagando unos precios que están por las nubes en esas fechas. De otro lado, están los 'influencers' a los que las marcas patrocinadoras llevan para hacer publicidad. Por último, los lagartos. Esos políticos y servidores públicos que no le sirven ni a los ciudadanos ni a la selección.

La alegría del público y la emoción se siente de gran manera en la presentación de los jugadores, salida del equipo a la cancha y el momento cumbre es el himno nacional. Sin embargo, a partir el minuto 10 o 15, si no se ha marcado gol, parece que con un interruptor se pusiera 'off' a los aficionados en las tribunas. Apenas se siente algún ¡uy! o un insulto si el partido se pone caliente.

Lo más común es el silbido. Acá se usa a diario para llamar la atención de alguien, detener el taxi y hasta para piropear de una manera grotesca. En el Metropolitano todo es silbido. Por la actuación del árbitro, porque no remató bien al arco, porque el rival quema tiempo, porque el equipo no juega bien, porque no les gustaron los cambios. Son minutos y minutos de silencio acompañados de oleadas de silbidos en las tribunas.

Lea también:

Para completar cuando se acercan los últimos instantes del juego se escucha el deprimente, patético y ridículo: "¡Sí se puede! ¡Sí se puede! ¡Sí se puede!". Esa es la estocada final en un partido donde no se están haciendo bien las cosas. Cabe aclarar que no es porque sea Barranquilla, este público asistiría a Bogotá, Medellín, Cali, Armenia, donde fuera, porque muchos quieren vivir la experiencia de ver a la Selección Colombia, y que esto no se trata de culparlos por algo, los responsables de los resultados son los directivos,jugadores y cuerpo técnico.

¿Qué se puede hacer? Ya que están de moda los 'influencers' hay que retomar o inventar algunos de esos cánticos para alentar a la Selección Colombia y que se hagan virales. También acompañarlo con algún grupo de personas con tambores, trompetas y demás instrumentos en las tribunas para que cuando el ánimo decaiga haya algo más que silbidos y el "sí se puede". De pronto, solo de pronto, esto habría ayudado en algo mínimo, un simple empujoncito, para los tres partidos 0 – 0 de esta Eliminatoria en Barranquillo. Aunque como siempre, vuelvo y repito, lo más importante es el juego dentro de la cancha y que con Reinaldo Rueda sí se pueda volver a encontrar el gol.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir