Lo más leído

  • Elenco de ‘Pasión de Gavilanes’ se une por la salud de Giovanni Suárez
  • Las verdaderas razones por las que los perros lamen a sus dueños
  • ¿Cuál es el nombre (real) de Miguel Varoni, el famoso 'Pedro, el Escamoso'?
  • Afinia confirma nuevos cortes de energía este martes y miércoles en Bolívar
  • Programaron para mañana un corte de luz en Floridablanca
  • Las fotografías con las que Jessica Cediel enamoró a más de uno
Racismo

“El racismo se vence si dejamos de negarlo”: Pablo Belalcazar

El músico de la agrupación 'Profetas' compartió una reflexión sobre el racismo que existe en Colombia y cómo vencerlo.

()

En Colombia un afrodescendiente tiene que enfrentarse a una serie de estereotipos que han sido dictados por la misma sociedad y que se han normalizado creando un racismo latente y a veces silencioso en los espacios que compartimos.

En el país viven aproximadamente 4,6 millones de afrocolombianos, según el DANE, en su último censo del 2018. Sin embargo, de esta cifra, las condiciones laborales, educativas y niveles socioeconómicos, revelan la situación de desigualdad en las que vive una persona negra frente a una mestiza en el país. 


Pablo Belalcazar, es gestor cultural, músico de la agrupación ‘Profetas’ y quien, además, tiene una fundación llamada ‘Huellas y Memoria’ donde desarrolla proyectos de gestión y producción dirigidos a afrodescendientes. En entrevista con Caracol Radio, expresó cómo el racismo no es solo cuestión de acciones grandes, sino está incrustado en la educación de muchos.

“En Colombia un afrocolombiano laboralmente pareciera que estuviera diseñado casi que genéticamente solo para el deporte, la música, los servicios varios. Si estás en otro tipo de lugares, la sociedad te dice que no eres capaz o pareciera que no es bien visto”, afirmó Belalcazar.

Desde niño, Pablo Belalcazar conoció lo qué es el racismo, los estereotipos y los prejuicios de una sociedad, no solo en el colegio, sino también fuera de el.

“Cuando era niño, tocaba violín y pude estudiar en colegio Colombo-suizo, cuando habían reuniones en la casa de un compañerito, para las mamás de los otros compañeros que llegaban a recogerlos, era inverosímil que hubiera un negrito jugando con ellos y que ese negrito no fuera el hijo de la muchacha o la señora que les ayudaba a hacer servicio en esa casa y así un montón de comentarios”, contó.

Para Belalcazar el problema del racismo empieza desde la misma educación colombiana, pues la historia que se cuenta no corresponde a la realidad.

“Desde el colegio te cuentan que desde Africa vinieron unos negros esclavos para remplazar a la mano de obra indígena, una frase que escuchan los jóvenes todos los días y que es absolutamente falsa. De Africa no vinieron negros esclavos, en Africa habían reinos, de hecho, imperios, comunidades, con cultura, con avances tecnológicos, científicos, con lengua y personas no negras, pertenecientes a estas culturas milenarias que fueron desarraigados, raptados, secuestrados de Africa, traídos en las peores condiciones a América”, contó.

Es por esto, que el artista afirma que si desde la educación se enseñara la historia desde la verdad, otra sería la manera en la que un niño mestizo puede ver el mundo de un niño afro, para así, entender que la historia como está contada solo genera estereotipos y prejuicios.

“El racismo está incrustado en la sociedad colombiana. Si la comunidad afro ha estado históricamente en el abandono del Estado y hay racismo estructural, que produce que estas comunidades sean las más pobres, al ser más pobres en un país clasista, todo lo que tenga que ver con la cultura afrocolombiana, viene cargado del estigma de la pobreza, del estigma de la ignorancia, del estigma de la incapacidad”, dijo.

Desde su trabajo como gestor cultural y artista, Pablo Belalcazar afirmó que busca romper los estereotipos para enseñarles a la comunidades más joven que su estética afro es valida y pueden ser ellos mismos sin temor por el qué dirán de la sociedad.

“Nunca hemos querido mostrar un estereotipo de quedarnos en lo que se supone que un afrodescendiente debe ser, sino mostrarles que hay otras afrocolombianidades y desde ahí, que la gente entienda que lo negro es hermoso de diferentes formas. Enseñarles a los niños desde nuestra estética que su belleza es valida, que su cabello prieto es valido, es hermoso, que lucirlo así es elegante, que no se parece al de sus compañeros mestizos, pero que eso no lo hace menos bonito o que necesite la aceptación de la sociedad”, afirmó el artista. 

No solamente los estereotipos y prejuicios son los que hacen que el racismo prevalezca en la sociedad, los microracismos parecen incrustados en la conversación de las personas, normalizando un lenguaje que incita a la violencia con frases como :“tu eres negra, pero muy bonita; oye pero tu no eres tan negra, porque eres como más refinada; a pesar de que tu eres negra; tu eres negra pero me gustas mucho. Esto es racismo”, explicó Belalcazar.

¿Se puede acabar con el racismo?

Sí. Y para Belalcazar para empezar a cambiar esta situación se debe de parar la negación del racismo en el país y camuflarlo bajo premisas de: “Es que esas comunidades se quejan mucho”.

“El racismo se puede vencer si dejamos de decir que no hay racismo, si dejamos de decir, cada vez que un afrodescendiente dice: “en Colombia hay racismo, es que esa persona es una resentida o ¿qué racismo? si aquí somos la combinación de tres razas. Esto es lo que dicen todos los colombianos o “ay no, yo tengo un par de amigos negros y yo los quiero mucho””, afirmó. 

El músico afirmó que, para empezar a cambiar la cultura racista en la que el país se ve inmerso, se debe empezar por la educación influyente que provenga también de los medios de comunicación.

“Hace falta una educación influyente desde los medios de comunicación. Empecemos desde los medios de comunicación, nos demoramos muchos años en tener presentadores afrodescendientes, apenas hoy, parece una cosa medianamente normal pero hace 5 años era una cosa de uno en medio de decenas.” 

Colombia debe empezar a cuestionarse sobre el dialogo que ha perpetuado durante años que solo reivindica ese racismo del cual muchos no quieren hablar o invisibilizar. No se trata de callar, sino de admitir que Colombia aún es un país racista y desde ese conocimiento empezar a construir un país más plural.


Visite el especial en caracol.com.co 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir