Radiografía del reclutamiento de menores en Colombia

Grupos armados siguen usando niños para la mano de obra en economías ilegales.

Caracol Radio tuvo acceso a un estudio del Observatorio de Prevención de la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, que lidera el alto consejero, Francisco Barbosa. 

Se consultaron por lo menos seis fuentes, que incluyen informes oficiales y de ONG, en una investigación que mostró cómo persiste en el país el reclutamiento forzado de menores por grupos armados ilegales, incluyendo al ELN y las disidencias de las Farc

También mostró que hay nuevas víctimas, por la llegada de venezolanos al país. 

El estudio muestra que, a pesar del avance del Acuerdo de Paz, “persisten dinámicas vulneratorias muy graves en por lo menos 184 municipios”. 

Informes de la Defensoría del Pueblo señalan claramente, “la persistencia de casos de reclutamiento en algunos municipios del país entre 2003 y 2018, ubicados principalmente en Guaviare, Caquetá, Meta y Nariño”. 

Si bien desde septiembre de 2012, cuando se dio inicio formal a la mesa de conversaciones se ha visto una reducción del 81 % en los casos de niños atendidos por el ICBF, en comparación con las cifras reportadas entre 1999 y ese año. En 2013 fueron reclutados más de 1.000 niños, en 2016 y 2017 se estima que los grupos armados reclutaron más de 200 niños cada año. 

Estos reclutamientos obedecen, entre otros motivos, a disputas territoriales entre los actores armados, el ELN en Nariño, Chocó, Arauca, Bolívar, Cesar y Norte de Santander; las Autodefensas Gaitanistas en Antioquia y Chocó; el EPL en Norte de Santander y las Disidencias de las FARC-EP en Guaviare, Caquetá, Meta y Nariño. 

Según explicó el alto consejero presidencial, Barbosa, estas organizaciones criminales utilizan a los niños para el microtráfico, para preparar drogas, empacar, movilizar pequeñas cantidades de estupefacientes, hacer cobros y en algunos casos incluso para cometer homicidios. 

También se los utiliza como “campaneros”, para fleteo, identificando posibles víctimas, al igual que para el trasporte de armas y descargue del dinero y robo a establecimientos comerciales. 

En los últimos años se ha registrado además como la problemática llega a algunas ciudades. Grupos crimínales como El Clan del Golfo y otras bandas criminales han avanzado en Medellín, Montería, Villavicencio, Cali, Buenaventura y Tumaco, de forma directa o con “tercerización”. 

Es decir, fortaleciendo bandas y combos barriales, “que son los mayores vinculantes de niños y adolescentes a la actividad criminal y ejercen su influencia en entornos de centros educativos”. 

El informe cita las cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica, que estima se han reclutado 16.879 menores de edad desde la década de los sesenta; así mismo, el Registro Único de Víctimas da cuenta de 7.557 personas a partir de 1985; mientras que el ICBF ha atendido a más de 6.000 personas a través de su Programa de Atención al Desvinculado, desde 1999. 

El ELN sería el actor con mayor incidencia. Si bien, los reclutamientos cometidos por esta guerrilla vienen disminuyendo desde el año 2014, la expansión a las zonas dejadas por las FARC y las disputas de las mismas con otros grupos han generado aumentos focalizados en Chocó, Arauca, Sur de Bolívar, Norte de Santander y Bajo Cauca Antioqueño

El alto consejero presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, Francisco Barbosa, confirmó además cómo se estableció que grupos armados vienen reclutando niños venezolanos, especialmente en los departamentos de Arauca y Norte de Santander, que son utilizados en economías ilegales como los cultivos ilícitos y la minería criminal. 

Dentro de las acciones de la Consejeria Presidencial para la prevención de este reclutamiento, se han focalizado acciones en 166 municipios del país, con un impacto superior a los 27.500 niños y adolescentes, a través de programa denominado ‘Mi Futuro es Hoy’.

Cargando