Impunidad, asesinatos y economía estable: el balance de Peña Nieto

El mandatario termina su período de seis años con una aprobación del 20% en la población mexicana.

Aunque al comienzo de su gobierno, Enrique Peña Nieto hizo diferentes anuncios para ponerle fin a la corrupción, la impunidad, el narcotráfico y otros fenómenos que afectan a México, tuvo problemas para combatirlos verdaderamente y se vio en medio de críticas de sus opositores y llamados de atención de organizaciones internacionales.

En 2014, durante su período ocurrió el caso de Ayotzinapa, la desaparición de 44 estudiantes que no ha sido resuelta y sobre la cual persisten las hipótesis de que fueron llevados por fuerzas estatales. Esto ha sido denunciado como uno de los hechos más graves de derechos humanos más graves de los últimos años en el continente y han sido múltiples las peticiones para que se aclare la situación.

Es por eso y por otros casos que en su gobierno se ha hablado de impunidad, porque aunque se han hecho cerca de 300 recomendaciones para revisiones de violaciones de derechos humanos y garantías individuales, apenas se cumplieron un 20% que fueron investigados por el Estado.

Los seis años de Peña Nieto también estuvieron marcados por las desapariciones, pues según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas, hubo 21.600 denuncias en ese tiempo. Eso contribuyó en buena parte a la cifra de personas desaparecidas en la actualidad que es de 35.400.

Además se han descubierto miles de fosas clandestinas, especialmente en estados marcados por el narcotráfico, generando preocupación en la población. Fue muy mencionado el caso de los camiones que fueron convertidos en morgues en Jalisco ya que no había espacio para tantos cadáveres en las sedes de ese estado y nadie se presenta a reclamar a los muertos.

Analistas hablan con preocupación igualmente sobre los crímenes, asegurando que 4 personas son asesinadas cada hora en el país.

Durante el último año se presentaron 125.000 homicidios, lo que consideran que es uno de los mayores desaciertos de Peña Nieto al no cambiar la estrategia de su antecesor, Felipe Calderón.

Un aspecto en el que tuvo resultados agridulces fue el de la economía, en donde promulgó políticas y reformas que la mantuvieron estable. Sin embargo Peña Nieto había prometido que el crecimiento sería de entre 5 o 6% y la mantuvo en 2.5%. En el último día de su gobierno logró firmar el nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá luego de dos años de complicadas negociaciones con Donald Trump.

Precisamente con el mandatario estadounidense tuvo un desafío durante los últimos dos años de su gobierno. Trump intentó imponerle sus políticas migratorias e incluso sugirió que México debía pagar el muro en la frontera. Ante eso Peña Nieto intentó tener actitud conciliadora pero también se mostró firme en las relaciones bilaterales.

Cargando