Corte Constitucional ordena indemnizar jóvenes negras víctimas de racismo en Cartagena

Dos reconocidas discotecas de Cartagena deberán cancelar una millonaria indemnización a dos mujeres negras a las que les negaron su ingreso por su color de piel.

Dos reconocidas discotecas de Cartagena deberán cancelar una millonaria indemnización a dos mujeres negras a las que les negaron su ingreso en la navidad de 2004 por su color de piel. De esta manera, se cierra una batalla jurídica emprendida por las hermanas Johana y Lena Acosta Romero, quienes habían denunciado ser víctima de racismo por parte de los empleados de los establecimientos La Carbonera y “QKA-YITO”

Las jóvenes habían acudido a varias instancias legales para denunciar el caso y lograr una reparación económica y moral, sin embargo, sus reclamaciones no tuvieron eco en algunos despachos judiciales de esta capital

Con su decisión de las últimas horas, la Corte Constitucional dejó sin validez un fallo del Juzgado Primero Civil Municipal del Circuito de Cartagena (respaldado por la Corte Suprema de Justicia), el cual había negado las pretensiones económicas de las accionantes. Aunque el monto de la indemnización aún esta por definirse, cálculos preliminares establecen que esta sería de 100 salarios mínimos por cada establecimiento

El caso se remonta al 25 de diciembre de 2004, cuando las dos hermanas pretendían celebrar la Navidad en compañía de varias amigas con las que salieron a divertirse en la zona rosa de la Heroica

El grupo de mujeres se dirigió a la discoteca La Carbonera, ubicada en la Avenida del Arsenal, donde no les permitieron el ingreso con el argumento de que había una fiesta privada. Ante esta negativa, decidieron probar suerte en “QKA-YITO”, donde les aseguraron que ya no había cupo. Frustradas por lo ocurrido, las amigas decidieron insistir en La Carbonera, pero los guardias del lugar dijeron, según ellas, que “sus amigas blancas y rubias pueden entrar, pero las morenitas no”. Furiosas regresaron a “QKA-YITO” donde el portero les habría confesado que los dueños del establecimiento les tenían prohibido el ingreso de personas negras, a menos que tuvieran “mucho reconocimiento o dinero”

Cargando