Orden Público

Cartagena de Indias

“Dar amor no es un delito”: mujer que tuvo sexo en un balcón de Cartagena

Emily Barros aseguró que el extranjero con quien estaba dio tres mil dólares a los policías que atendieron el caso para que “no pasara a mayores”

Emily Barros aseguró que el extranjero con quien estaba dio tres mil dólares a los policías que atendieron el caso para que “no pasara a mayores”(Emily Barros)

Cartagena de Indias

Un nuevo capítulo salió a relucir en el hecho que protagonizaron una mujer y un extranjero quienes tuvieron relaciones sexuales en un balcón del Centro Histórico de Cartagena, sin importar la presencia de transeúntes que observaron y grabaron la bochornosa escena.

Emily Barros, quien es la mujer implicada en este caso, manifestó su molestia por la doble moral que se está manejando en la ciudad y el país, teniendo en cuenta que en la capital de Bolívar se viven a diario otros problemas serios como la prostitución infantil.

“Chicas prostituyéndose en diferentes partes del Centro Histórico, como también la venta de niños para prostitución infantil en la playa se ve a diario en Cartagena. Entonces cómo se van a enfrascar en algo tan básico como una pareja dándose amor, viviendo su amor, dar amor no es un delito. El amor es algo que todos hacemos a diario, no entiendo cómo se enfrascan en esas cosas cuando hay muchas cosas malas en el país”, puntualizó.

Emily denunció un presunto soborno por parte de los policías que llegaron al hotel en donde se encontraban. Contó que se encontraba compartiendo muchos días de fiesta con un grupo de amigos norteamericanos, siendo ella la única que hablaba español.

“Estábamos eufóricos y como tantas personas al igual que nosotros tienen esa fantasía de tener un acto sexual en frente de personas o ser apreciados por varias personas, nosotros tuvimos sexo en el balcón de la casa que alquilamos para pasar nuestras vacaciones”, manifestó.

Emily aseguró que al hotel en donde se encontraban llegaron varios uniformados por la Policía quienes les mostraron el video que grabaron varios transeúntes y les advirtieron que serían sancionados con un comparendo. Sin embargo, en medio de la discusión, presuntamente los patrulleros empezaron a insinuar un soborno.

“Ellos abusaron de su poder, uno de los patrulleros me agarra fuerte del brazo y me lleva a la esquina a decirme que me calmara que estaban arreglando a su manera. Otro patrullero estaba tratando de arreglar con dinero, ellos como son americanos no sabían y todos estaban bajo tragos. Ellos lo que hicieron fue reunir el dinero para pagarle a los patrulleros con el hecho de que no pasara a mayores. Nosotros con el hecho de haber dado el dinero pensamos que todo iba a estar solucionado y seguimos disfrutando nuestra fiesta esa noche. Cuando luego se hizo viral lo del video, llegaron más policías a la casa al día siguiente y el resto de días prácticamente acosando a mi amigo”, expresó Barros.

Emily denunció que el grupo de norteamericanos entregó aproximadamente 3 mil dólares a los dos policías que atendieron el caso.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad