Cultura

Ficci

Margoth Velázquez recibirá Premio a Toda una Vida en el FICCI

Con una carrera artística que supera los 50 años, la primerísima actriz del teatro, la televisión, recibirá el premio Víctor Nieto a Toda una Vida

Margoth Velázquez(FICCI)

Cartagena de Indias

En la edición 38 de los Premios India Catalina de la Industria Audiovisual, la actriz bonaverense Margoth Velásquez recibirá el reconocimiento Víctor Nieto por toda su trayectoria artística. 50 series, 30 telenovelas y más de 15 películas hacen parte de su recorrido en el audiovisual.

“Yo no escogí. Yo fui una niña que enfrentaron a la vida y va descubriendo en su trasegar, el lugar donde la puso la sociedad”, Margoth Velásquez.

“A mí me ha sorprendido gratamente este premio. Qué rico que una corporación como lo es el Festival de Cine de Cartagena y los Premios India Catalina de la Industria Audiovisual me tengan en cuenta. Lo recibo con tranquilidad y con satisfacción”, ha dicho la artista al momento de enterarse de este galardón que celebra su recorrido por el mundo de las artes escénicas y también la pintura.

Desde muy temprana edad Margoth se vio inmersa en el espectáculo como espectadora, cuando viajaba con su familia, aún siendo niña, a Cali, Bogotá o Medellín y aprovechaban para ponerse al día con la oferta cultural. Eso despertó su interés por el teatro, pero también por la arquitectura, aunque ambas actividades generaban recelo en su padre. “Yo tuve siempre una atracción por el teatro, pero no pensando en ser actriz. Acudía como espectadora. Yo no puedo decir que de niña soñaba con ser actriz. Desde muy chiquitica tenía era la idea de la arquitectura”.

Sus inicios en las artes escénicas comenzaron a gestarse cuando entró al INCORA (el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria) como secretaria y con la finalidad de poderse pagar por sí misma sus estudios. La entidad fundada en el gobierno de Alberto Lleras Camargo ofrecía buen bienestar a sus empleados y entre ellos estaba un fórum cultural que la llevaron a ganar experiencia al lado de grandes maestros. “El INCORA era como una niña consentida del gobierno, tenía un buen presupuesto tanto para la salud de sus empleados, como para la parte cultural. Ahí nació la idea de tener un fórum cultural que incluía danza, literatura, teatro, ajedrez y estudiantina que, en esa época, fue famosísima y de altísimo nivel musical. Cada grupo lo dirigía gente muy capacitada, por ejemplo, los coros los dirigía un maestro que se llamaba Luis Dueñas Perilla, el compositor de la danza "Negrita"”.

Los primeros pasos en el teatro fueron solo cuestión de tiempo para Margoth y en el que se quedaría trabajando por dos años consecutivos: “Un día me fui a ver los ensayos de teatro y terminé haciendo dos años de actividades, con comentarios muy positivos de mis compañeros. Fue entonces cuando el maestro Raúl Santa me preguntó si me dedicaría definitivamente a esto. Ahí me cuenta que piensa armar un grupo de teatro y me ofrece estar en él, nombrándome personas como Víctor Hugo Morant y Víctor Muñoz Valencia. A mí me dio mucho susto, pero me tranquilizó asegurándome que si me lo ofrecía era porque sentía que era capaz”.

Fue casi una década desarrollando su carrera en las tablas, donde participó en montajes como el de las “Bananeras”, una creación colectiva dirigida por Jaime Chaparro “Barbín”, a inicios de los años setenta, que abordada la masacre de los trabajadores de la Fruit Company en el país, ocurrida en 1928. También participó en obras como "La tinaja", "Divinas palabras", "Socorro de invierno", "La zapatera prodigiosa" y "La vida secreta de Robinson Crusoe".

El teatro lo fue combinando simultáneamente con la danza y estudios de pintura, y así fue como se dio su incursión en la televisión. “Yo no sabía que el director de la escuela de arte del distrito donde estudiaba era el jefe de arte de las novelas de Punch. De pronto un día me dice que si quiero presentar una prueba - en ese entonces no se hablaba de casting -, para un trabajo en televisión. Yo pensé que tenía que ver con la parte pictórica, pero cuando me doy cuenta que estaba relacionado con la actuación, abrí los ojos y le dije que sabía que ese medio era muy difícil, claro, porque yo venía del teatro y en ese entonces no había como mucha simpatía entre los dos medios. Él siempre fue una persona que me ponía los pies sobre la tierra y me dijo que no hablara de lo que no sabía, que me lo tomara como un taller más de teatro de los que solía hacer y que me iba a sorprender”.

20 días después de esa prueba fue aceptada en su primer papel para televisión en la novela “El alférez real” bajo la dirección de Felipe González, la primera obra literaria adaptada en ese formato en Colombia y donde interpretó a Andrea, una esclava al servicio de la protagonista Inés. “Ese fue mi primer arrancón en la televisión y, la verdad, me quedó gustando, aunque previo a una cantidad de enseñanzas del maestro acerca de la lealtad, del trabajo y la prudencia”.

De ahí vendrían otras participaciones de gran recordación como Rosa en "La mentira"; Juana Francisca en "Alejo Durán o la búsqueda del amor"; la rectora de “Décimo grado”; Tulia en “Gallito Ramírez”; doña Petra, en "Oye Bonita"; Tomasa en “Bolívar y Manuela”; Ángela en “La esclava blanca” u Ollita, la mamá de Celia en la novela sobre la leyenda de la salsa, que llegó a entusiasmarla al punto de querer presentar casting para el papel de la propia Celia Cruz.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad