Asesinato menores

El asesinato de un niño de 9 años en Boyacá, ¿era una Tragedia Anunciada?

Al parecer el menor ya había sido detectado como víctima de violencia intrafamiliar continuada, y al parecer estaba cobijado con medida de protección.

()

El asesinato del pequeño Miguel Ángel se registró sobre las 6:30pm de este sábado 17 de abril del año en curso, justo cuando el menor celebraba su cumpleaños, en la vereda Lagunillas Sector Sauzal, del municipio de Boavita, al nortes de Boyacá.

El niño fue abordado por su homicida, al parecer su padrastro y ex compañero sentimental de su madre, quien le habría causado la muerte tras haberle propinado decenas de heridas con arma blanca, en pleno estado de indefensión, cuando jugaba cerca a su casa con una bicicleta que su padre le acababa de regalar para festejar su cumpleaños.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familia, ICBF Regional Boyacá, rechazó el crimen y reconoció que ya habían precedentes de maltratos por parte del presunto autor del asesinato, quien fue capturado horas después del crimen, y fue conducido a la ciudad de Duitama (Boyacá) para su judicialización.

“Tan pronto supimos la noticia, establecimos comunicación directa e inmediata con la comisaría del familia del municipio de Boavita, y en efecto se identifico que en ese despacho se había adelantado un proceso de medida de protección por violencia intrafamiliar. Al parecer, al presunto homicida, se le había adelantado un proceso en su contra por este delito, ya que sí se tenia conocimiento por parte de la autoridad, de los comportamientos y la relación conflictiva y agresiva que el presunto homicida tenia con la madre del niño. Estamos consultando el expediente para tener con certeza el conocimiento de si esa medida de protección estaba cobijando solo a la madre del menor, o si se extendía a todo su núcleo familiar, incluyendo al menor víctima”, explicó en Caracol Radio, el director del Insituto Colombiano de Bienestar Familia, ICBF Regional Boyacá, Edisson Gómez.

De momento, el ICBF adoptará tres acciones inmediatas y urgentes, tras el asesinato que causa indignación en el departamento.

Como primera medida, “desplazaremos a un equipo psicosocial desde el centro zonal de Soatá, para que realice un acompañamiento a la familia, a la progenitora del niño, en lo que respecta al inicio y desarrollo del dueño, y acompañarlos en todo el manejo del dolor tras el crimen”, sostuvo Gómez.

Seguidamente, y como segunda acción simultánea el director regional del ICBF mencionó que “haremos la valoración del riesgo correspondiente frente a posibles represalias que puedan llegar a existir en contra de ese núcleo familiar, o contra la madre del menor víctima, para garantizar su protección, y evaluar si se requiere alguna medida de restablecimiento de derechos, para el resto de miembros de esta familia, y acompañaremos a la comisaría en la realización de esas medidas que se necesiten”.

Como tercer y último punto, el representante del ICBF en el departamento de Boyacá dijo que “la ley nos faculta y nos da la calidad de intermitentes dentro del proceso penal, adicional a la que puedan tener las víctimas dentro del proceso del esclarecimiento del hecho y de endilgar responsabilidades luego de la captura del presunto homicida, y en este sentido, realizaremos un acompañamiento con algún defensor de familia del centro zonal de Soatá o de Duitama (Boyacá), en cada una de las audiencias judiciales que se realicen hasta que se den las condenas pertinentes alrededor de este crimen. Vamos a participar de manera activa en las audiencias en contra del excompañero sentimental de la madre del niño, presunto autor del asesinato”.

Aclaró que “por competencias funcionales, los procesos de medidas de protección de medidas de protección por violencia intrafamiliar, son de resorte exclusivo de las comisarías de familia, a ellos son quienes las leyes les han establecido la competencia para este tipo de situaciones. Nosotros estamos buscando el acceso del expediente, pero también manteniendo el respeto por la reserva de sumario respectiva, para no entorpecer el avance de las investigaciones para dar las responsabilidades del caso”.

Hoy, queda el gran interrogante sobre si este crimen pudo haberse evitado, pues todo apunta a que se trataría de una ‘tragedia anunciada’.

Por su parte el alcalde de Boavita, Fabio Figueroa, sostuvo que aunque el crimen fue una sorpresa enorme, sí se tenía conocimiento del riesgo que corrían los miembros de la familia, por cuenta del hoy presunto homicida.

“Nosotros como administración veníamos siguiendo ese caso a esa familia, sabemos que la comisaría de familia hizo el seguimiento respectivo a esa familia, se hicieron las visitas necesarias, pero, lamentablemente, digamos que no sirvió de nada, pues por la insensatez y la intolerancia de un adulto, tuvimos que registrar esta triste noticia. Esta familia ya estaba bajo protección hacía aproximadamente desde un mes, sabemos que ya un equipo de varios profesionales como psicólogos, trabajadores sociales, policía de infancia y adolescencia dentro otros, intentaron que se evitara este fatal desenlace que, en últimas, no se pudo impedir”, aseguró Figueroa, quien concluyó diciendo que también hacen desde su competencia, el respectivo acompañamiento a los familiares de la víctima.

El ICBF invitó a la comunidad a denunciar cualquier situación que ponga en riesgo la integridad física, mental y la vida de las familias y de los niños.

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir