¿Biocombustible del bagazo de la caña de azúcar?

Una egresada de la Universidad Nacional descubrió cómo utilizar el residuo de la caña de azúcar para la creación de combustibles alternativos

Ana María Zetty, ingeniera agroindustrial de la Universidad Nacional de Colombia, descubrió la manera de crear biocombustible desde el bagazo de la caña de azúcar.

Se trata del butanol de segunda generación, un alcohol primario que se produce a partir de materias primas no alimentarias que suelen ser ricas en lignocelulosa, es decir, residuos agrícolas, madera y cultivos energéticos.

Según Ana María, el butanol tiene diversas aplicaciones, “se ha destacado como un biocombustible superior, y también como un componente químico importante para muchas industrias como la farmacéutica, cosmética, de pinturas, de gomas, entre otras” declaró.

El butanol se considera un biocombustible superior debido a su facilidad de mezclarse con gasolina o diesel, su baja solubilidad en agua y otras características similares a la gasolina, por lo que su aplicación sería más viable.

“Puede trabajar en vehículos diseñados para ser usados con gasolina sin modificación alguna, y puede ser producido en las plantas de etanol ya existentes” afirma la ingeniera.

Colombia poseería un gran potencial en la industria del combustible alternativo debido a sus privilegiadas condiciones climáticas, geográficas y biodiversidad.

Ana María considera que “se deben conjugar gobierno, industria y sociedad para fortalecer las políticas de Estado ya existentes, que le apuesten a esta industria, que cada vez toma más fuerza a nivel mundial” para contribuir con la implementación de los biocombustibles.

Cargando