Tribuna

Una historia de absurdos

Todo esto ocurre para evitar la verdad, para ocultarla y para que nunca se haga justicia.

Hemos venido asistiendo a una historia de absurdos sucesivos que parecieran hechos a la medida para imposibilitar la verdad sobre la corrupción electoral, sobre los falsos positivos, sobre los crímenes del narcotráfico, sobre las estrategias oscuras de la propaganda, y más. Juzgue el lector:

Una mujer convertida en congresista comprando votos gracias al apoyo económico de su amante, termina condenada a 15 años de cárcel. Pasados unos días se fuga de un consultorio odontológico colgándose de una cuerda por una ventana y meses después aparece en Venezuela capturada por los paramilitares de Nicolás Maduro, que la encuentran en un apartamento con quien era su conductor y ahora su nuevo amor.

Lea la columna completa en El País

Cargando