El ‘carrusel’ que no arranca en la Fiscalía

El Tribunal Superior de Bogotá abre el telón a críticas sobre la forma en que la Fiscalía adelanta las negociaciones.

El llamado de atención del Tribunal Superior de Bogotá a la Fiscalía tras fallas en la imputación de cargos al expresidente del Concejo de Bogotá, Hipólito Moreno, abre el telón a críticas sobre la forma en que el ente investigador adelanta las negociaciones con los implicados procesos en el ‘carrusel de los contratos’

En tres años de investigación del mayor escándalo de la contratación en el país, conocido como el ‘carrusel de los contratos’ y que quedó en evidencia tras una grabación que obtuvo Caracol Radio entre el representante Germán Olano y Miguel Nule, más de 160 personas están vinculadas o hacen parte del proceso y sólo siete han sido condenados, esto luego de aceptar cargos gracias a negociaciones con la Fiscalía

Son 17 los concejales de Bogotá salpicados en esta investigación, pero cuatro los llamados por la Fiscalía y uno condenado, Hipólito Moreno, a quien hoy el Tribunal Superior de Bogotá le revocó la condena tras encontrar importantes fallas en la imputación de los cargos hechos por la Fiscalía. Para el magistrado, que tendría que definir una apelación de la condena de seis años y medio de prisión domiciliaria, la Fiscalía incurrió en un error al considerar a Hipólito como un interviniente y no como determinador de los delitos que le fueron imputados

Además, luego de estudiar el proceso el magistrado concluyó que la Fiscalía no imputó el delito de contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales por lo que ordenó devolver el proceso a la etapa de imputación, revisar la actuación del fiscal del caso e investigar a la juez que dictó la prisión domiciliaria sin la autorización de los médicos destinados para este fin

La decisión del magistrado se suma a una serie de llamados de atención por parte de jueces y otros magistrados, que encontraron serias deficiencias en las negociaciones firmadas entre la Fiscalía y los investigados, y que para los jueces no cumplen los requisitos como reparación y efectiva colaboración

Casos como el de los primos Nule y su socio Mauricio Galofre, los contratistas Julio Gómez, quien ya renunció al preacuerdo y Emilio Tapia con el record de preacuerdo negados por los jueces y el más reciente, el del magistrado que revocó la condena a Hipólito Moreno, podrían explicar lo que el mismo magistrado del Tribunal Superior de Bogotá del considero como “premios ocultos y regalos que desacreditan a la administración de justicia entregados como pretexto o excusa para evadir su responsabilidad”

En la investigación por el Carrusel de los contratos son muchas los preacuerdos y principios de oportunidad firmados por la Fiscalía, pero pocos los avalados por la justicia, no sólo por la poca efectividad que han dado a las investigaciones, sino porque muchos se convirtieron en una verdadera burla a las víctimas y la justicia.

Cargando