La cerveza en Colombia: tradición y evolución de una cultura

La cerveza es una evolución sistemática de la chicha, una bebida común de los indígenas de la región Andina.

La fermentación de cereales y semillas, que pasan por un proceso de industrialización, fueron dando vida a una de las bebidas más consumidas en el país, lista para acompañar a la sociedad en cualquier ocasión.

En un principio, la elaboración de la bebida fermentada era una actividad doméstica, desempeñada en la mayoría de los casos por las mujeres. No obstante, con el paso del tiempo (a comienzos del siglo XX) y la semi-industrialización del producto, las tareas se fueron repartiendo con los hombres.

Fue sobre el año 1948 cuando empieza a tomar fuerza la industrialización de la cerveza, pese a que el primer grano de cebada en llegar al país, proveniente de Europa, ocurrió en 1539. En este año el Gobierno le declaró la guerra a los productores de la bebida, una batalla que empezó a principios de siglo, dado que los métodos de elaboración no cumplían con el más mínimo requisito de higiene, sin contar con la práctica de evasión de impuestos.

A pesar de que no hay una fecha exacta para establecer cuando se iniciaron los primeros intentos de fabricar una cerveza de tipo europeo, todos los intentos eran realizados por pequeñas industrias caseras con maquinaria y procesos muy rudimentarios con los que lograban fabricar cervezas de regular a mala calidad, muy inestables.

Sin embargo, los primeros registros datan a comienzos del siglo XIX, a mediados los años veinte, en la ciudad de Bogotá. En ese periodo de tiempo empiezan a abrirse cervecerías con procedimiento industriales de fabricación moderna e higiénica como la de Lino Casas, que inaugura en 1986 las fábricas de cerveza La Camelia Blanca, La Mirla Blanca, Ganada, Burton on Trent y Landines, por citar algunas.

No obstante, muchos consideran el 4 de Abril de 1889 como la fecha del comienzo de la industria cervecera moderna del país. 

Cargando