Editorial Gustavo Gómez
Editorial Gustavo Gómez

Cierre y fin de la emisión: Gustavo Gómez

Su presidencia no ha terminado; su carrera en medios, sí, y usted no se ha dado cuenta.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Voy a aprovechar hoy para hacerle algunos amables comentarios a alguien que comparte conmigo el invaluable privilegio de contar con un micrófono para ser oído por millones.

Y el consejo va a ser profesional, alrededor de un concepto fundamental para quienes trabajamos en medios audiovisuales: sintonía. No entendida como rating, esa odiosa medición de cifras que en últimas solo determinan los precios de la pauta.

Hablo de sintonía en el sentido de conexión, como lo comentábamos aquí la semana pasada. El presidente retiró el texto de la reforma tributaria, acosado por la gravedad de los actos que estamos viendo en este país. No fue en sintonía con el clamor de la gente. Fue una salida extrema que tomó, no sin molestia, en contravía de su sentir.

Le puede interesar: "Es necesario acuerdo con sectores y buscar cómo fortalecer gobernabilidad"

Sintonía habría sido no sorprendernos a todos hace semanas con un texto asfixiante sin previa discusión con nadie. Porque en últimas, ni con su partido tiene hoy el presidente sintonía. El retiro no es el final: el retiro es apenas el comienzo, si es que el presidente sinceramente capta que esto no fue una cuestión de vandalismo y terrorismo: fue un ejercicio de molestia ciudadana, de expresión de libertades y reacción a medidas que en momentos tan difícil la gente no resiste.

La gente, digo, que no vive en un palacio. Y, claro, hubo hechos lamentables que deben ser atendidos y castigados puntualmente por la justicia.

Es el comienzo de la redacción de una nueva y mesurada reforma, concertada con partidos, movimientos, gremios, gente de carne y hueso, que ojalá pueda terminarse y aprobarse, porque necesitamos una reforma equilibrada. Pero fue sobre todo el comienzo de una real sintonía con los colombianos.

Le puede interesar: "Esperamos terminar con los bloqueos parciales y totales"

Sintonía es entender que la gente que protesta no puede recibir señalamientos de terrorismo, cubriéndolos a todos con la capa de la ignominia.

Sintonía es apoyar el papel de la fuerza pública, pero castigar severamente a quienes excedieron el uso de la fuerza y atropellaron a los ciudadanos.

Sintonía es que el presidente tenga conciencia de que no es un señor feudal en su castillo y que en lo que le resta de presidencial, aunque no va a ser fácil, tiene la oportunidad de dar un timonazo, de recomponer el rumbo y de ejercer el mandato del pueblo para el pueblo.

Ya veremos si el presidente está decidido a entenderlo y aplicarlo. Ya veremos. Y hablando de ver, presidente, ya la gente no quiere ver Prevención y Acción. Su capítulo final ha debido ser aquel en el que usted lo conducía sin mencionar a la gente que era maltratada, herida y asesinada en las calles.

Lea tambien: "Low y Lara: dos muertos muy vivos": Gustavo Gómez

Su presidencia no ha terminado; su carrera en medios, sí, y usted no se ha dado cuenta. Sintonícese. Se lo repito desde aquí: oiga a la gente, cuide a la gente, sirva a la gente, dedíquese a la gente y hágalo todo con mucho carácter, que es algo que no riñe con escuchar a los demás. Los presidentes son presidentes de la gente y sus necesidades, no de sí mismos. Salga de la cabina, hable y atienda a millones de personas que le gritan que los oiga, que sienten que los están violentando y matando en su derecho a disentir. Abra la puerta de la cabina y escúchelos.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir