¿Cómo privilegiar los consensos políticos en tiempos de pandemia?

Panelistas consideran que algunas discusiones ya están dadas; pero hace falta consenso político en estrategias para evitar contagios.

En Hora 20 se analizó la forma como el manejo de la pandemia se ha ido politizando y sus efectos en la ciudadanía, esto a raíz de los nuevos choques entre el gobierno nacional y la alcaldía de Bogotá. Se dio una mirada al último informe de la ONU sobre el avance del proceso de paz y del peligro que representa el asesinato de líderes sociales para la consolidación del acuerdo. Por último, una opinión del avance en la extradición de Alex Saab a Estados Unidos.

La discusión entre el gobierno nacional y la alcaldía de Bogotá no se detiene; esta especie de guerra fría que va politizando cada vez más la pandemia no parece tener límite ante un nuevo choque este martes entre la Casa de Nariño y el palacio de Liévano. En un foro la alcaldesa Claudia López, dijo que dejar a los gobernantes locales el manejo de la reactivación es un acto de “cobardía enorme” y que esto evidencia “falta de liderazgo porque un país en medio de una pandemia necesita liderazgo y conducción.” Después de estas declaraciones que no parecen nada nuevas, el director del Dapre, Diego Molano, dijo que ahora que ella tiene manejo para su propósito político debe lograr resultados y no buscar culpables; y remató diciendo “Cobarde es reconocer en escenarios trabajo conjunto con Gobierno Nacional y en otros descalificarlo.”

El presidente Duque también le respondió de manera indirecta y aunque dijo que no estaba contestando a agresiones y no se estaba dejando llevar por la “política pequeña”; señaló que esto no es de reproches ni de inculpaciones; que si el problema se crece se deben buscar soluciones; pero que se debe dejar de buscar las responsabilidades.

Sin embargo, ese espacio de disputa entre el gobierno nacional y el local no es nuevo; desde inicios de la pandemia los choques han surgido por el cierre del aeropuerto El Dorado, cuando la alcaldesa dijo que se privilegió la ganancia comercial del aeropuerto sobre la salud de los colombianos. El enfrentamiento también se dio cuando en Bogotá se inició un simulacro para el aislamiento obligatorio y el gobierno salió al paso con un decreto que reglamentaba estas medidas. Cuando llegó el momento de la reapertura de la economía, la discusión continuó con si se debía abrir o no; López dijo que era necesario más tiempo de aislamiento y que el presidente mandó a la calle a la gente y se lavó las manos con los gobernantes; Duque dijo que no era posible que siguiéramos cerrados y dio inicio a una de sus frases durante toda esta época “soluciones, no agresiones” repetida también por todo su gabinete y equipo de trabajo cuando hay alguna crítica desde Liévano. La polémica continuó cuando el gobierno no le entregaba a la alcaldía de Bogotá los ventiladores para poder aumentar la capacidad de camas UCI; conflicto que hasta hace dos semanas parecía superado.

Ante esta especie de politización de la pandemia; la Organización Mundial de la Salud ha dicho que la politización termina perjudicando los esfuerzos para combatir el virus y que la principal amenaza, hoy en los países es la falta de solidaridad y de liderazgo. El famoso experto en epidemias Anthony Fauci ha dicho que desafortunadamente esta politización interfiere en la capacidad de contener la propagación del virus; esto en relación con los constantes choques en Estados Unidos entre Trump y algunos gobernadores como es el caso de Nueva York, Florida y California; que en su caso han decidido trabajar conjuntamente con los alcaldes de las grandes ciudades como Los Ángeles, San Diego y Nueva York para extremar las medidas de aislamiento, así el gobierno no esté de acuerdo. En Brasil este fenómeno es similar y este lunes en El País global la periodista Chrtistiane Amanpour apuntó que se ha politizado el virus, y eso, considera es lo más peligroso que podría ocurrir.

 

Lo que opinan los panelistas

Lariza Pizano, politóloga, analista y periodista, planteó que en Colombia no tenemos problema en el consenso sobre la gravedad de la pandemia y que nohay un negacionismo sobre algunas medidas; pero sí cree que hay tensiones entre el gobierno nacional y los regionales en cuanto a algunas medidas para controlar el contagio del coronavirus. Agregó que otro punto que dificulta las relaciones entre el presidente Duque y alcaldes como los de Bogotá, Medellín y Cali, es el origen político de estos, con bases distintas a las del presidente. También señaló que ante un pico que será por regiones y no generalizado, las medidas que se tomen no deberían tener un único enfoque, pero que eso no deja de lado la necesidad de construir un mecanismo de articulación entre los dirigentes políticos.

En cuanto al último informe de la ONU sobre la implementación de la paz, dijo que este es mucho más concreto, con recomendaciones especificas y se identifica la manera como la llegada de la pandemia ha afectado la implementación de lo acordado. Sostuvo que son válidas las recomendaciones como poner en marcas mecanismos en el Acuerdo para proteger la vida de los líderes sociales y exfarc; así como resalta que el informe hace especial énfasis en la inoperancia estatal en los territorios y la dificultad del Estado para dar condiciones en las que el Acuerdo pueda ser implementado de manera adecuada.

José Miguel Santamaría, miembro de la corporación Pensamiento Siglo XXI, opinó que lo que queda claro de estas tensiones es que hay una pelea ideológica, porque ideológicamente se ven distintas formas de enfrentar la pandemia “Duque tratando más de buscar que la economía no se destruya y por otro lado Claudia un poco de buscar subsidios o de ayudas, más que sacar adelante el tema económico.” Por otro lado, dijo que al gobierno nacional le ha faltado fuerza en las decisiones que ha tomado y considera que no se le debió dar tanto poder a las autoridades locales, ya que opina que la sartén por el mango la tienen hoy los alcaldes y no el presidente. Por último, planteó que las tensiones también revelan una diferencia de temperamentos, pue considera que Duque es conciliador y la alcaldesa es temperamental.

Frente a los avances en la implementación de la paz, dijo que es lógico que esta administración no tenga la misma velocidad de implementación que hubiera tenido en otro gobierno y aclaró que el proceso de paz no es una prioridad para el actual gobierno.

Iván Cancino, abogado penalista, señaló que el gobierno ha tenido un serio acompañamiento de expertos en la pandemia y cree que el presidente, como cabeza de la nación debe estar por encima en materia de orden público. Sin embargo, considera que ha hecho falta reconocer los actos positivos tanto de la alcaldesa, como del presidente. Pues plantea que se han dedicado a criticarse, pero que, en un momento como este, esa crítica debería ser con altura y en privado, con el fin de cuidar mucho el lenguaje. Frente a generar consensos, cree que deben existir y que se tienen que encontrar puntos para entender que estos temas de salud deben generar empatía.

Sobre el informe presentado por la ONU, plantea que este hace un reconocimiento tanto en lo que se está fallando, como en los esfuerzos que han hecho las partes; como es el caso de los avances en los PDET o en la Reforma Rural Integral. En cuanto a las referencias a la Jurisdicción Especial para la Paz en el informe, dice que es muy escueto, porque este tribunal sigue en deudas con la comunidad.

Rodrigo Uprimny, abogado, profesor universitario, columnista e investigador de DeJusticia, apuntó que son tres los temas importantes en este nivel de la pandemia, los cuales son: la ciencia, la transparencia y las decisiones políticas con el fin de evitar una politización indebida del tema. Sostuvo que, desde el inicio del aislamiento, ha planteado la necesidad de un órgano que le dé credibilidad a las decisiones que tomará el gobierno en materia de estrategias para detener el contagio. Por lo que agregó que debería haber al menos transparencia sobre las decisiones y estrategias que toman los gobernantes y que se asuman como responsabilidades políticas. Otro de los temas que planteó y que considera importante es privilegiar la búsqueda de consensos políticos sobre la pandemia; y que ahí el país se encuentra en una discusión al no tener un marco jurídico claro sobre las relaciones; poderes y facultades entre gobierno nacional y administraciones locales. A lo que agregó que estos vacíos, los cuales para él no son menores, generan tensiones políticas.

Frente al informe de la ONU, dijo que este concuerda en muchos puntos en otros presentados por el Instituto Kroc o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Agregó que este informe en particular es excesivamente diplomático sobre el asunto de poner adelante instancias que el Acuerdo prevé para prevenir y sancionar la violencia contra líderes sociales y excombatientes de Farc.

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir