Coronavirus

¿Funciona el tratamiento con plasma en COVID-19? Conozca el testimonio

El colombiano Rodrigo Valderrama fue uno de los primeros pacientes en superarlo tras recibir un tratamiento llamado 'Plasma Convaleciente'

El colombiano Rodrigo Valderrama, uno de los primeros pacientes con COVID-19 recuperado luego de tratamiento con ‘plasma convaleciente’, dijo en 6AM Hoy Por Hoy que saldrá del Hospital de Virginia en Estados Unidos.

El plasma convaleciente es un fluido extraído de las células de la sangre de personas que se han recuperado del coronavirus y han desarrollado anticuerpos.

Este le fue suministrado dos veces a Valderrama, dado su grave estado de salud, luego entrar en coma inducido.

“Estuve cinco semanas en coma inducido, me fallaron los riñones, el hígado, los pulmones. El único órgano que no me falló fue el corazón y fue por el COVID-19”, dijo.

Valderrama señaló que los doctores le decían que el era un caso atípico porque toda la vida había practicado deporte y nunca consumió cigarrillo. Contó que la enfermedad le fue trasmitida en una cena con sus amigos quienes también tuvieron coronavirus.

“Yo soy el primer caso de Estados Unidos que trataron con el plasma y el médico me dijo que han tratado 28 pacientes, de los cuales 11 estamos en el hospital”, afirmó.

Señaló que no sabe de quién es el plasma que le pusieron y que en 14 días podrá empezar a donar para el tratamiento de otros pacientes.

Por su parte, Elizabeth Alfonso, madre del joven, dijo que el momento en el que recibió la llamada desde EE.UU. sintió importencia, pero se aferró mucho a Dios.

“Veían muy remota la posibilidad de que Rodrigo se salvara (…), el doctor me llamó y pidió autorización para hacer todo lo estuviera al alcance para salvarle la vida”, dijo.

“Estamos dichosos de estar celebrando la vida de mi hijo. Dios puso en la vida de mi hijo ángeles, y una de ellas es Emma, su novia”, manifestó Alfonso.

La historia de Rodrigo y Elizabeth bien puede considerarse un milagro, pues el enfermo contó que luego del tratamiento abrió los ojos el 30 de abril, justos después de haber soñado con el padre Rafael García Herreros (por décadas el director del Minuto de Dios) y de haber visto que debía rezar el Salmo 30, que no conocía.

 Por eso su madre hoy dice que deben seguir pegados de Dios y contó que rezan cada día ese Salmo, que justamente habla sobre la sanación.

Cargando