Finca raíz al alcance de su mano (¡Sí es posible!)

Conozca en qué consiste el modelo de inversión inmobiliaria que le asegura ganancias sin necesidad de grandes capitales.

¿Está pensando en incursionar en el mundo de la finca raíz? El negocio se ha diversificado y ya no consiste simplemente en adquirir un gran número de propiedades, arrendarlas o sacarles provecho comercial. Con los derechos fiduciarios podrá obtener una fracción de un inmueble, beneficiarse de la rentabilidad del proyecto y darle continuidad a la construcción del mismo, todo esto sin la necesidad de una cantidad elevada de dinero, pues para iniciar solo debe aportar un valor que está entre el 10% y el 20% de la totalidad de la inversión.

Bajo el modelo de los derechos fiduciarios se están gestando construcciones de gran alcance en todo el país, soportados, a manera de crowdfunding, por múltiples inversionistas del común que le apuestan a obtener ganancias a lo largo del tiempo gracias a la administración que hacen diversas compañías (fiducias) de bienes (fidecomisos) que pueden ser oficinas, bodegas, hoteles o edificios multipropósito.

Aunque los casos más conocidos de proyectos que han salido adelante gracias a los derechos fiduciarios son los relacionados con el sector hotelero, no son los únicos. En Colombia hay modelos que le apuestan a centros comerciales, proyectos industriales y empresariales e incluso centros médicos. Esa diferencia de propósitos enriquece el negocio y al mismo tiempo impide conocer cuál de todos será el más beneficioso, pues la rentabilidad dependerá de quienes administren el inmueble y la explotación que se le pueda dar al mismo.

¿Cómo funcionan?

Una vez surja la idea del proyecto, los promotores inician la gestión de los permisos y licencias necesarios. Al mismo tiempo se crea el fidecomiso que es administrado por la fiduciaria, es allí donde las personas van a depositar su dinero para darle luz verde a la construcción. Las administradoras son entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera, lo que permite tener mayor seguridad a la hora de tomar la decisión.

El sistema es una cartera colectiva en donde la fiduciaria decide cómo invertir el dinero para que sea rentable, lo administra y al mismo tiempo se lo entrega a los promotores para que inicien o continúen con las obras, minimizando así la desviación de fondos o el mal uso que se le pueda dar a los mismos.

La mayoría de las construcciones inician una vez se alcance un punto de equilibrio con el dinero recogido: si no se llega a una cifra necesaria, el proyecto quedará en detenido o los recursos se le devolverán a los patrocinadores (personas del común) junto con la rentabilidad producida. Una vez el inmueble esté finalizado, el dinero conseguido con la explotación que se haga es administrado por la misma entidad que ha trabajado el proyecto y los dividendos se reparten entre quienes tienen los derechos fiduciarios mes a mes.

¿Por qué vale la pena tener un derecho fiduciario?

La finca raíz siempre ha sido la inversión más segura y rentable (frente a modelos en los que hay más riesgo como la bolsa). Además de recibir los beneficios que tienen los proyectos inmobiliarios, los derechos fiduciarios resultan una mejor opción porque:

1.. Puede evitar diferentes trámites que son necesarios cuando se hace la transferencia de bienes inmobiliarios, así como impuestos y registros, pues usted es partícipe del inmueble pero hay una entidad administradora.

2.. Siempre tendrá ganancia. No importa si el proyecto no se construye o si no resulta como usted esperaba: el dinero le será devuelto en su totalidad y además con la rentabilidad que produjo la fiduciaria.

3.. Es de fácil manejo y no tendrá que preocuparse por reclamar el arriendo, pagar los servicios o impuestos e incluso por los daños que puedan presentar las estructuras del edificio. Lo único que tendrá que hacer es recibir el dinero que el inmueble está produciendo.

4.. ¿Se quedó sin arrendatario? Ya no es su labor gestionar este u otros inconvenientes que surgen todo el tiempo con los inmuebles.

5.. El dinero es vigilado por la Superintendencia Financiera.

6.. Puede hacer parte de grandes proyectos en el país como hoteles, torres de oficinas y hospitales. Es un negocio diversificado. En negocios relacionados con el sector hotelero, además podrá quedar exento de impuestos durante 30 años (si la construcción se hace antes del año 2017).

Cargando