El silencio de Gustavo Petro, ¿conviene a pocos días de la posesión?

Panelistas plantean que el silencio puede ser una estrategia para evitar polémicas. También hicieron referencia al acogimiento del Clan del Golfo.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En Hora20 un análisis al “silencio del presidente electo”, pues a cuatro días de la posesión del nuevo gobierno hay pocos anuncios; no se termina de conocer el gabinete y son varias las polémicas que caminan. Se analizó el acogimiento del que habla el canciller designado y de las discusiones que cada vez son más recurrentes al interior del Pacto. Después un análisis a las condiciones de seguridad de los últimos días: la crisis en Barranquilla y el plan pistola del Clan del Golfo.A escasos cuatro días de que Gustavo Petro tome posesión como presidente de la república, el silencio es casi sepulcral desde un sector del nuevo gobierno, pues son varias las polémicas, los anuncios que han hecho sus ministros designados y la falta de carteras por definir, mientras que desde el lado del presidente electo no hay declaraciones públicas desde el pasado viernes; su cuenta en Twitter no se mueve desde el 31 de julio; ayer no llegó al encuentro con 800 alcaldes del país y tampoco se ha definido todo el gabinete, pues solo se han nombrado ministros en 8 de las 18 carteras, sumado a dos agencias, la Dian, la embajada en Washington y la embajada en Naciones Unidas.Tampoco hay pronunciamiento del presidente electo en temas como el que puso hoy Álvaro Leyva sobre la mesa, hablar de acogimiento y no de sometimiento en el caso de bandas como el Clan del Golfo o los Caparros, es decir, entregar beneficios en la medida que se entregue información sobre rutas en medio del sometimiento al código penal. Justo esta tarde el diario El Tiempo reveló que se estaría evaluando darle estatus a algunas bandas criminales para que se pueda dar la ruta de la negociación, similar a la de las guerrillas y no la de sometimiento. Incluso, en la carta de hace tres semanas firmada por estas organizaciones, hablaban más de justicia restaurativa que ir a una cárcel en su intención de avanzar en la paz total. También hay silencio del presidente electo en temas como el ELN; la visita de Leyva a Venezuela; lo que ocurrirá en materia de impuestos o los anuncios del ministro de defensa designado en términos de sacar a la Policía del ministerio y de reformar el Esmad.

Lo que dicen los panelistas Santiago Vargas, sociólogo y columnista en El Tiempo, señaló que Petro ha aprendido a ser cauteloso y aprendió sobre las polémicas de sus afirmaciones, “pero también hay un tema del informe del empalme donde creo que el gobierno se encontró con algo que no esperaba que era un país con carencias económicas”. También destacó que hay un silencio en ministerios porque hay una dinámica en la que partidos que quieren sumarse a coalición de gobierno están pidiendo unas carteras y Petro trata de mediar entre propuestas de cambio y lo que se exige desde algunos partidos.Explicó que el asunto entre sometimiento y acogimiento tiene connotaciones sociológicas, “lo primero es someterlos al Estado y acoger implica aceptarlos y traerlos en sociedad civil”. En esa medida, comentó que lo que trata de hacer el Canciller, puede ser una estrategia responsable de enviar un mensaje para parar la violencia inmediata. También afirmó que sí podría haber una estructura política detrás de una organización como el Clan del Golfo.

Para Tatiana Dangond, abogada, directora del grupo editorial Tirant lo Blanch y columnista en El Heraldo, Petro cambia del candidato al presidente electo para ser el verdadero presidente, “él tiene que ser mucho más cauteloso, conocer lo que recibe y lo que puede hacer y anunciar el 7 de agosto; no puede anunciar en Twitter algo que será parte central del discurso”. Agregó que frente a anuncios de sus ministros designados no cree que haya ruptura de estrategia del gobierno y los ministros, “eso hace parte de estrategia de tantear la acogida de algunas propuestas”.Frente al carácter político que podría tener el Clan del Golfo, señaló que las distinciones de grupo armado están claras en el Estatuto de Roma y el estatus de Colombia ante la CPI, “una cosa es control territorial y que haga operaciones militares y otra que tenga estatus político; estas tienen capacidad y control territorial, tienen relaciones políticas en su territorio con el fin último no de ser grupo político, sino proteger el control territorial”, puntualizó

.Para Jorge Iván Cuervo, abogado, profesor en la Universidad Externado y columnista en El Espectador, parte del silencio de Gustavo Petro se puede explicar por el amplio espacio que hay entre la elección del presidente y su posesión, pues cree que ese periodo de interinidad entre un gobierno saliente y el entrante puede generar turbulencia y momentos complejos. Frente al silencio, destaca que este puede ser prudente, pero que es extraño que no hay esa misma coherencia en los demás miembros del gobierno como los ministros designados, “por ejemplo, esas declaraciones de canciller debe decirlas el alto comisionado para la paz; ahí se genera una confusión y creo que en ese sentido el ambiente sobre esos temas no es el mejor”.Entre el sometimiento y el acogimiento dijo que en lo jurídico no tiene mucha razón de ser, “el sometimiento es lo de paras que fue Ley de Justicia y Paz donde se cambia régimen jurídico y condenas de sentencia eran entre en años para confesión y si no 20 años”. Explicó que el proceso por el que ha pasado Colombia consiste en entrega de armas y posterior desmovilización, mientras que comenta, lo otro es una negociación de paz donde se reconoce estatus político a interlocutor, “eso no está en tradición de paz de reconocer estatus político a organizaciones que son ilegales, pero se puede dar un Justicia y Paz 2.0. el cual sigue estando vigente y hay que hacer extensiones de vigencia en el marco jurídico que se tiene”, concluyó.

Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia y exviceministro de Defensa, resaltó que no es sana una estrategia de silencio en la medida en la que hay actores de la vida política y económica, “me llaman distintos actores preguntando lo que dice un ministro designado y lo que dice el otro”, incluso, plantea que el silencio y la ausencia en la reunión con alcaldes podría dar una sensación de que algo no está bien, mientras que la falta de claridad en los ministerios, cree que podría llevar a un desconocimiento del empalme y de cómo quedan las condiciones por parte de quienes asuman las carteras.Explicó que la distinción de las organizaciones criminales son un tema riesgoso porque asegura, puede que busquen un reconocimiento político con el objetivo de la no extradición o por ejemplo en la entrega de rutas del narcotráfico, “Farc no cumplió con tema de rutas narcotráfico, ¿va a ocurrirlo mismo con criminales?” Por último, dijo que el país espera que el presidente electo el 7 de agosto se sincere para saber qué se hace con estas organizaciones y si esto puede ser un incentivo perverso para que a cualquier que lo desee y delinque, pueda entrar en una negociación.

Por otro lado, el profesor de la Universidad del Norte de Barranquilla y experto en asuntos de conflicto, Luis Fernando Trejos, explicó que todavía aplicamos marcos de interpretación del conflicto de Guerra Fría a nuevos contextos de violencia en el país, “es preguntarnos qué es lo que le otorga categoría política a un grupo ilegal, pero ahí seguimos pensando en la toma de poder; eso hace rato cambió. Incluso, el ELN no está alzado en armas pensando en tomar el poder, sino que defiende poder en algunos territorios: son organización criminal, pero lo político y lo criminal no son antagónicas”. Aseguró que ninguna de esas organizaciones que se han sometido en el pasado tenían el poder y capacidades que tienen AGC, pero además, resalta que el punto de partido debe ser que es más lo que desconocemos del Clan, que lo que se conoce, “tanto que discrepo que sean paramilitares”, pues detalla que la vocación contrainsurgente no está presente en las AGC, “ellos tienen paz mafiosa con bloque de Iván Ríos ellos se dividieron territorio y no se agraden; en 2019 paz mafiosa con ELN en sur de Bolívar”, también dijo que no son una organización que se comporte de manera homogénea eso es diferenciado y que demanda análisis particulares. Otra de las características es que las AGC tampoco tiene vínculos institucionales como lo hubo en su momento entre las autodefensas y los militares.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir