¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Cómo funciona la canasta básica en otros países?

En Estados de Europa y América se debaten entre impuestos a productos de primera necesidad, la devolución o la exención.

En España una familia promedio gasta alrededor de 200 euros al mes en las compras de la canasta familiar y productos de necesidad básica en el hogar.

Según la ley de ese país, existen dos tipos de IVA en el mercado.

Tienen el tipo “súper reducido” que es del 4% y se aplica a los bienes y servicios de primera necesidad como pan, harina, leche, huevos, queso, frutas y verduras.

También está el tipo “reducido” que es del 10% y se utiliza para productos alimentarios que sirvan para la nutrición humana o animal y los necesarios para su obtención, además del agua.

En Argentina todos los productos y servicios tienen un IVA de 21%, que es un porcentaje que no regresa a los bolsillos de los consumidores.

En ese país el precio de la canasta básica ha crecido en un 30% con la inflación prevista para 2018.

Se estima que se necesita un ingreso mensual de 660 dólares para no estar considerado en la línea de la pobreza, pero según datos de los institutos especializados, 7 de cada 10 jubilados no alcanzan a cubrir la canasta básica ya que reciben menos de un sueldo mínimo que es de 330 dólares.

En Argentina la devaluación del peso y el aumento de los servicios se traducen en aumentos del precio de alimentos y medicinas, así como la pérdida del poder adquisitivo.

En Chile la canasta familiar tiene un IVA de 19% y se calcula que tiene un valor estimado de 63 dólares en un territorio en donde el salario mínimo es de 417 dólares.

La cesta familiar en el país está compuesta por arroz, fideos, carne de res, cerdo y pollo, mariscos, huevos, lácteos, frutas, hortalizas, gaseosas, jugos y dulces.

En México el IVA no impacta a la canasta básica y tampoco a las medicinas.

Hay varias empresas contratadas por el Estado que están dedicadas a proveer esos insumos básicos y facilitar que lleguen a gran parte de la población con el fin de superar la pobreza y garantizar la alimentación.

En ese país se ha discutido en varias ocasiones la devolución a la población de impuestos que afectan a otros productos, pero es un tema que aún no se ha podido concretar.

En Panamá existe el cobro conocido como Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Prestación de Servicios que se aplica a todo tipo de productos pero no para la canasta familiar, pues están exentos los medicamentos, alimentos, útiles escolares, bedidas gaseosas, diarios y revistas.

Cargando