¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Color y decoración

Cinco tips para elegir el sofá de la casa

El mueble que simboliza la comodidad y el descanso no debe elegirse al azar. Lea las siguientes recomendaciones.

El sofá de la casa es un mueble muy importante: es visible, se usa con frecuencia y es la silla favorita para pasar un momento de descanso. La elección de este elemento no solo influye en su comodidad, sino en la estética de su casa y en percepción que tienen sus visitas de usted y de su hogar.

Homecenter recomienda los siguientes aspectos a tener en cuenta:

La comodidad de su sofá se basa en tres aspectos: la altura del espaldar (entre 80 y 90 cm), la profundidad de los asientos (entre 65 y 75 cm), y que los apoyabrazos queden a la altura de los codos. Pruebe su sofá a la hora de comprarlo: no debe ser tan blando,

¿El sofá que va a comprar se tambalea y se le hunden los cojines? Pruebe otro. La calidad de su mueble debe revisarse en varios aspectos como las uniones y acabados, la tapicería, la uniformidad de los resortes y la resistencia del relleno.

Materiales: Prefiera los muebles hechos en metal cromado o madera maciza, y que tengan espuma mínimo de 30 kg para los asientos y de 20 kg en el espaldar. Para el tapizado, se recomienda el cuero sintético, los jacquards y chenilles.

El uso: ¿El sofá es para usted solo, o lo va a compartir con muchas visitas? ¿Lo va a usar para durar horas y horas sentado, o solo lo utilizará ocasionalmente? Estas consideraciones son importantes a la hora de elegir el mueble idea.

Medidas: Antes de salir a comprarlo, mida la sala o el espacio en el que lo va a instalar. No solo intente que el mueble quepa en la habitación, sino que le deje espacio para caminar, estirar las piernas, abrir o cerrar la puerta y ubicar otros muebles.

Decoración: El sofá puede gustarle, pero también debe encajar con su sala: las paredes, las cortinas y los demás muebles deben, idealmente, hacer juego con el nuevo elemento. Colores como negro, rojo, beige o marrón son neutros y permiten combinar sin mucho esfuerzo.

Cargando