¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Al Campo

La panela en Caldas, una dulce apuesta a la esperanza

Crónica de Magda Jimena Ríos sobre emprendimiento de campesinos que a través de este producto buscan huirle a la pobreza.

Panela de Caldas /

En el oriente de Caldas se encuentra el municipio de Samaná, uno de los más extensos del país, y allí, en límites con Sonsón - Antioquia, está el corregimiento de Florencia, donde sus habitantes buscan ganarle el pulso a las dificultades produciendo uno de los más tradicionales alimentos de Colombia, la panela.

Herney Jaramillo es uno de los integrantes de esta asociación, que en compañía del hogar juvenil campesino de la zona, desarrollaron un trapiche comunitario que beneficia en la actualidad a más de 50 productores.

La clave para lograr el éxito en su producto, es hacer un control desde el cultivo mismo de la caña y utilizar balso para su elaboración.

La tradicional panela redonda logran producirla con un 40 por ciento de agua, mientras que la pulverizada está 100 por ciento libre del líquido, por lo que puede durar almacenada hasta un año en perfecto estado.

Ahora mismo están apostando por la innovación, elaborando panela con sabores como maracuyá, limón, mandarina y naranja.

Reconoce que salir adelante en el mercado no es fácil porque existe mucha competencia y la geografía de la zona donde se encuentran no les permite llegar fácilmente al interior de Caldas. Pero han logrado desarrollar su propia clientela, no solo en los municipios cercanos, sino en Cundinamarca y la capital del país.

Para la asociación no son ajenas las épocas de escasez panelera debido a los bajos precios del producto, lo que ocasiona que no se muela caña durante algunas temporadas, pero se mantienen unidos para cultivar y comercializar café, aguacate, cacao y pastos.

Buscan hacer un trabajo desde la base para que los jóvenes no pierdan el amor por el campo y en especial por la panela, a la que quieren ver siempre como una gran alternativa de progreso, aunque en los hogares colombianos siga en descenso su uso, por la utilización de otros endulzantes.

La asociación está enfocada en personas que sufrieron con rigor el conflicto armado que tanto azotó esta subregión de Caldas, pero sus integrantes ven con ilusión como a pesar de existir muchas fincas aún perdidas, ya casi el 50 por ciento de su territorio ha sido recuperado por sus dueños.

El propio Herney tuvo que dejar su tierra en el año 2.000 por la grave situación de violencia que allí se vivía, pero su mirada se ilumina al saber que doce años después pudo retornar para trabajar la tierra que tanto ama y buscar un futuro mejor para él y su familia.

Esta sociedad panelera sigue luchando cada día por crecer y fortalecerse. Es trabajada con el amor y la motivación de casi 500 familias que producen entre 20 y 30 toneladas cada mes, y que no quieren mirar atrás, sino centrarse en cultivar la ilusión y mantener esa dulce esperanza de que los tiempos de paz que llegan, les deparará un futuro cada vez mejor.

Cargando