¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ismael Cala: “No doy regalos, creo que la Navidad se ha comercializado demasiado”

El periodista, escritor y presentador cubano confesó las anécdotas, costumbres y tradiciones que tiene para estas festividades.

¿Qué imagen le trae a usted la palabra Navidad?

Por mucho años no celebre la Navidad porque soy cubano y en Cuba no se celebraba, pero ahora la imagen que se me viene a la mente es la del arbolito de Navidad, a todo nos hacen pensar en esa época del año.

¿Ha descubierto costumbres navideñas simpáticas en otros países?

La cosa de la Navidad y el tema de la maleta que se vincula al fin de año a mí me gusta mucho, aprovechar los regalos para tu pensar que vas a viajar el próximo año es un buen ejemplo. Hay gente que coge sus regalos los mete en su maleta y empieza a dar vueltas.

¿Qué le habría gustado tener de Navidad cuando era niño?

Me hubiera gustado tener mi propio pesebre, la natividad y el nacimiento, nunca pude tener la oportunidad de tenerlo pero iba a las iglesias y lo disfrutaba muchísimo. Siempre tuve el deseo de haber armado mi propio pesebre en casa.

¿Qué comidas navideñas le gustan?

Ahora soy vegetariano, antes me gustaba mucho el pan de jamón pero ya no la como, tiene que ser un pan de vegetales pero sin jamón.

Vea también: Las anécdotas más divertidas de Gustavo Gómez en Navidad y Año Nuevo

¿Cuáles son sus costumbres para Año Nuevo, tiene algún agüero?

Me gusta usar ropa nueva, ropa de estreno para el primer día del año, creo que te trae una ilusión de prosperidad. Un agüero personal es que me gusta recibir los años fuera del lugar donde vivo, me gusta celebrar los años en una cultura diferente, no en mi casa sino en un país diferente.

¿Cuál es el lugar más interesante en donde ha recibido el Año Nuevo?

Fue en Tailandia, en Bangkok, pero fue el susto más grande de mi vida porque decidí irme a las calles, allí recibiría el Año Nuevo, todo estaba bien hasta el momento en que iban a llegar las 12 de la noche, no podía respirar, no había espacio para caminar, aquello estaba lleno de personas, me dio un ataque de claustrofobia, fue un ataque de pánico, ahí me juré que nunca esperaría un Año Nuevo entre multitudes.

¿Es de las personas que da muchos regalos en Navidad?

Como yo no tengo mucha cabeza para eso, prefiero que nadie me comprometa regalándome cosas, yo sé que al final nadie te regala cosas para esperar un regalo pero uno se siente incómodo cuando la gente ha pensado en ti y tú no tienes nada porque no tienes tiempo.

Creo que la navidad se ha comercializado demasiado, yo no he permitido participar en esa comercialización, mis amigos no esperan regalos de mí, esperan llamadas, abrazos, por eso me voy a viajar, porque me quita una presión, de que tú vas a terminar el año metido en tiendas haciendo compras, ¿este es el motivo del nacimiento de Jesús o el nacimiento de las tarjetas de crédito?

Yo me voy bien lejos donde lo que pueda mandar sea algo desde el corazón, un te extraño, un te quiero, feliz Navidad, un mensaje de voz, esos son los mensajes más importantes que nacen desde el alma, pensar en que le gusta a tal persona es un estrés.

Lea también: ¿Qué tan prendida es la Navidad de Laura Tobón?

Cargando