¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las fórmulas colombianas contra la contaminación y la tala indiscriminada

Los bosques, ríos y mares en la lupa de los ambientalistas.

Priorizar las iniciativas ambientales es una de apuestas que viene tomando fuerza en diferentes regiones del país, un trabajo que, según defensores de los ecosistemas, parecía lejano hace varias décadas.

Sin embargo, tras la intervención de comunidades, procesos judiciales y proyectos de empresas, se evidencian resultados positivos tras proyectos de reforestación, y estrategias para reducir los riesgos por actividades del ser humano en los mares.

Una de estas iniciativas es el Plan de acción integral para la cuenca del río Guarinó, que lidera la compañía Isagén en La Estrella, Caldas. En este proyecto, al menos 260 hectáreas de bosque están en proceso de reforestación, con la meta de frenar la pérdida de ecosistemas y la sedimentación en los principales afluentes del río.

Otro de los proyectos amables con la naturaleza, es el programa ‘ReverdeC’ de que se realiza en el departamento del Valle, donde su objetivo es contribuir con la restauración de las cuencas hidrográficas de la región, a través de la siembra de un millón de árboles al año con especies nativas. La iniciativa deja más de 500 empleos directos generados para las comunidades en 19 municipios.

Frente a la conservación de los mares, la Fundación Malpelo adelanta su programa ‘Biotelemetría’ para la creación de estrategias en beneficio del mundo marino.

Andrés Matiz investigador de la Fundación Leucas, dice que cuando se habla de proyectos de conservación de los ecosistemas marinos en Colombia, se tiene presente esta destaca iniciativa debido a su gran diversidad.

“Trabando para la protección y conservación de la fauna que vive en estas islas encontramos otras entidades que vienen trabajando con pescadores de la zona, explicándoles la importancia de la conservación de estos ecosistemas”, apuntó.

Entre tanto, se estima que más de 2.000 toneladas de plástico, genera el país cada año, por eso Greenpeace creó la campaña "Colombia mejor sin plásticos", con la cual busca generar concientizar a la población sobre el consumo de este material.

Silvia Gómez, directora de Greenpeace en Colombia aseguró que esta iniciativa de alertar sobre las consecuencias del uso desmedido de plástico “Surgió por la contaminación global, recorriendo las costas colombianas nos dimos cuenta que vivimos una inundación de plástico y hay evidencia de contaminación en playas, manglares y ríos; no solo sucede en los ríos y mares del mundo, eso también es una realidad en Colombia”.

Asimismo, las apuestas para protección de los recursos naturales en el país, también se concentran en la Gran cuenca del río Teusacá, allí se avanza con el Sistema de Alertas Tempranas del Río Teusacá, que a través de 9 sensores se cuenta con información sobre la capacidad que posee el agua para conducir una corriente eléctrica y establecen la cantidad de oxígeno para los procesos respiratorios de los organismos acuáticos.

De otro lado, Mercedes Mejía Leudo, profesora universidad de la Amazonia en Florencia, considera que la protección de los ríos y la lucha de la comunidades también han tenido eco gracias a las acciones jurídicas, por ejemplo, “cuando a través de una sentencia se nombra guardianes para el río Atrato y la institucionalidad debe garantizar que este río vuelva a tener su vida para las comunidades”.

Agregó que en este sentido, “hay que fortalecer, promover una verdadera cultura forestal, cultura ciudadana y cultura ambiental. En cada territorio del país esa promoción debe ser diferente. Un costeño, un andino, un amazónico, un habitante de la Orinoquia tiene en elementos ambientales diferentes, por consiguiente las propuestas para cuidar la naturaleza, se debe trabajar con esa diversidad que la gente si conoce”.

Por último, la docente cuestionó que hay otras medidas por indicadores instituciones y organizacionales, pero “no tienen la probabilidad de ser exitosos, como son los casos de siembras de árboles en las que se invierte dinero en sembrar, pero se debe garantizar que esas plantas permanezcan.

Cargando