¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Líderes del No piden diálogo directo con las FARC

Horas antes de que se firme el nuevo acuerdo de paz con las Farc, el Gobierno le explicará los cambios en el texto a los líderes del No antes de que llegue al Congreso.

La reunión entre el Gobierno y los líderes del no duró casi siete horas en las que el ejecutivo explicó detalladamente cada cambio que se hizo en el nuevo acuerdo de paz. Para eso se hicieron largas exposiciones para socializar cuáles propuestas se incluyeron en el texto.

Pese al esfuerzo del Gobierno, no hubo un punto de encuentro entre las partes y los voceros del No criticaron una vez más el nuevo texto que pactaron las partes en Cuba.

Por esa razón el expresidente Álvaro Uribe, reiteró sus críticas en algunos puntos específicos y pidió un diálogo directo con las FARC. “Tenemos toda la disposición de dialogar con el Gobierno y las Farc sobre las modificaciones en los temas referidos y para este diálogo proponemos aprovechar la presencia en Bogotá de los líderes de la guerrilla”.

En ese mismo comunicado que leyó el senador del Centro Democrático se pidió hacer una refrendación popular para que los colombianos sean los que definan la suerte del acuerdo en las urnas.

Pero en el Gobierno también hubo un no rotundo. Humberto de La Calle, el jefe de la delegación del Gobierno, señaló que ya las reuniones con la oposición terminaron y que continuarán con los procesos de refrendación e implementación.

“Sinceramente creemos que llegó la hora de avanzar, llegó la hora de unirnos sobre este nuevo acuerdo mejorado y ajustado para implementarlo, proteger lo alcanzado y avanzar en la consolidación del fin del conflicto y la construcción de la paz”.

Así las cosas solo falta que las dos delegaciones confirmen la fecha y la hora de la nueva firma de paz y el mecanismo con el cual se refrendarán los acuerdos.

 

COMUNICADO DE LOS REPRESENTANTES DEL NO Y LAS VÍCTIMAS

Voceros del No y representantes de las víctimas insistimos esta noche en un Acuerdo Nacional para introducir unas modificaciones al acuerdo ajustado entre el Gobierno y la FARC.

El Gobierno ha negado, esta noche, la posibilidad de este Acuerdo Nacional sobre temas sustanciales, que entre otros son:

-Normas de impunidad y órganos de justicia;

-No elegibilidad mientras se cumplen penas;

-Eliminar el narcotráfico como conexo al delito político;

-Asegurar que no haya interpretaciones de Bloque de Constitucionalidad o de Supraconstitucionalidad, esto es, que el Acuerdo no entre a la Constitución;

-Encontrar una solución humanitaria a los familiares de los secuestrados, y garantizar la liberación de los niños;

-Garantizar los derechos de la mujer sin confusiones derivadas del enfoque de género;

-Atender las preocupaciones de los integrantes de las Fuerzas Armadas, que requieren la más próxima libertad y el derecho de buscar la restitución de la honra;

El Gobierno nos ha dicho que estos temas no son revisables. Solamente propone un Acuerdo de Implementación en el Congreso, que no permitiría modificar los anteriores aspectos, fundamentales para el presente y futuro de nuestra democracia.

Nuestra insistencia en el Acuerdo Nacional debería incluir a los partidos, a la Justicia, al Vicepresidente de la República, a la reserva activa de las Fuerzas Armadas, y a los diversos sectores sociales y religiosos.

Hemos reconocido aquellos puntos en los cuales ha habido avances y algunos temas que podrían tener algunos ajustes en el Congreso.

Sin embargo, sin las reformas de los temas enumerados, el Acuerdo de Gobierno y FARC, es apenas un retoque del Acuerdo rechazado por los ciudadanos.

Reiteramos toda nuestra disposición de ayudar a la adopción de las medidas que mantengan y consoliden el cese de violencia con FARC, y den protección a sus integrantes.

Tenemos toda la disposición de dialogar con el Gobierno y la FARC sobre las modificaciones en los temas referidos. Para este diálogo proponemos aprovechar la presencia en Bogotá de los líderes de la FARC.

Es fundamental afirmar que se requiere refrendación del pueblo colombiano, sobre la totalidad del Acuerdo entre FARC y Gobierno, o sobre los puntos referidos de desacuerdo.

Bogotá, 21 de noviembre se 2016.

 

 

DECLARACIÓN DEL DOCTOR HUMBERTO DE LA CALLE

Lunes 21 de noviembre de 2016

Desde que se conocieron los resultados del plebiscito, el Presidente nos dio instrucciones para que iniciáramos un proceso de diálogo con los principales promotores del No con el fin de escuchar sus inquietudes y recibir sus propuestas de cambios y ajustes para lograr un mejor acuerdo de paz con las Farc.

Como los colombianos son testigos, así se hizo. Fueron días enteros, horas y horas de intercambio de opiniones cuyo resultado fue un documento de propuestas y opciones para ser llevado a La Habana.

Con total lealtad y firmeza, el Equipo negociador argumentó y defendió las propuestas en todos los temas presentados.

Con la misma intensidad con la que se trabajó en Colombia, trabajamos en La Habana.

El resultado fue un nuevo acuerdo con cambios, ajustes y precisiones de fondo en prácticamente todos los temas.

Lealmente, y como era el compromiso adquirido con los promotores del No, se les mantuvo informados a diario del avance de los trabajos de La Habana.

El sábado 12, al concluirse la negociación, el Presidente Santos, con transparencia y claridad, se reunió con el expresidente Uribe, y se comunicó con el expresidente Pastrana y la Doctora Marta Lucia Ramírez. Les explicó los cambios y las transformaciones de fondo logradas, así como los puntos donde no hubo acuerdo.

En ningún momento, el Presidente Santos ni nadie del equipo negociador ofreció a los voceros del No la posibilidad de revisar el acuerdo antes de su cierre.

Lo que el presidente si me pidió, como se lo dijo en privado al expresidente Uribe, y públicamente a los colombianos, era que me regresara a la brevedad para explicar en todo detalle el nuevo acuerdo.

Desde hace 8 días, apenas regresamos, se solicitó a los voceros del No, reunirnos para analizar el nuevo acuerdo y señalar con precisión los cambios solicitados por ellos y que fueron incluidos.

Lamentablemente, por falta de respuesta de ellos, sólo hasta el día de hoy fue posible realizar este encuentro.

A lo largo de esta semana se hizo evidente la fragilidad del cese al fuego, con el primer incidente ocurrido en el sur de Bolívar en el que perdieron la vida dos integrantes de las FARC.

En los últimos días la situación de violencia se ha agravado igualmente en, con el asesinato de varios líderes comunitarios y de Derechos Humanos.

Esto demuestra la urgencia de implementar cuanto antes el acuerdo de paz.

Hoy, con total disposición y espíritu constructivo, explicamos uno a uno los cambios, ajustes y precisiones realizados. Entre ellos:

1. Uso de los recursos de las FARC para reparar a las víctimas, para lo cual tendrán que entregar un inventario de bienes y activos detallado.

2. No hay ideología de género. Lo que hay es enfoque de gñenero para dar prioridad a la atención de las mujeres víctimas del conflicto y reconocer su papel como constructoras de paz. Se reitera la libertad de culto.

3. En la reforma rural integral, inclusión de la agroindustria y del turismo como parte de las soluciones para el desarrollo del campo.

4. Garantía del derecho a la propiedad privada.

5. Inclusión de las organizaciones de víctimas en la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, en particular 3 de ellas que votaron No: Víctimas Visibles de Diana Sofía Giraldo, País Libre, y FEVCOL de Herbin Hoyos y Sofía Gaviria.

6. Sobre narcotráfico, los que vayan a la Jurisdiccion de Paz deben entregar toda la información detallada sobre el negocio para que se puedan establecer responsabilidades.

7. El gobierno no renuncia a la erradicación forzosa, incluyendo la fumigación.

8. La conexidad del narcotráfico con el delito político se definirá caso a caso, de acuerdo con la jurisprudencia colombiana sobre el tema.

9. Se excluyó explícitamente a las FARC de la posibilidad de presentar candidatos en las circunscripciones especiales para la paz.

10. Se redujo la financiación del partido que surja de las FARC.

11. Se redujeron las emisoras, que se compartiran con las victimas y las comunidades

El gobierno nacional propuso buscar un acuerdo político nacional, recogiendo la idea del expresidente Uribe. Consideramos que un pacto de esta naturaleza permitiría avanzar por consenso en la implementación del acuerdo, de manera concertada con los voceros del No.

Hacemos un llamado, patriótico y sincero, a los colombianos, a aquellos que votaron Si, a los que votaron No y a aquellos que no participaron en el plebiscito: Llegó la hora de avanzar. Llegó la hora de unirnos alrededor de este nuevo acuerdo, de este acuerdo mejorado y ajustado, para implementarlo, proteger lo alcanzado y avanzar hacia la consolidación del fin del conflicto y la construcción de la paz.

El país, los colombianos no pueden seguir viviendo en la incertidumbre.

Cargando