¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Poder & Política
Poder y política

Una debilidad manifiesta

Cada día que pasa es un incentivo para que se produzca una retoma criminal del territorio.

La última semana se conoció la muerte de un supuesto disidente de las FARC a manos de sus antiguos compañeros. Además, un día antes de estos hechos, se supo de la muerte de dos guerrilleros y la desmovilización de uno más en el sur de Bolívar. Para el ejército estaban violando el cese bilateral al fuego y de hostilidades, además estaban alejados de las zonas de pre-concentración. Para las FARC fueron asesinados en total estado de indefensión e iban camino a las zonas de pre-concentración. Ambos hechos estas siendo analizados por el Mecanismo de Monitoreo y Verificación –MMV-.

Estos dos hechos, al menos, dejan ver dos cosas. Por un lado, que la guerra de “micrófonos” entre el General Mejía y la comandancia de las FARC le hace bastante daño el proceso de paz. Ya que, el MMV debe investigar los hechos y seguramente deberá desmentir a una de las partes, lo cual puede llevar a una guerra de versiones y sobre todo a minar la confianza entre las partes. Por otro lado, los hechos ocurridos la semana pasada dejan ver, no solo la vulnerabilidad del cese bilateral al fuego, sino sobre todo los riesgos de violencia en algunos territorios de postconflicto.

Una buena cantidad de municipios donde operaban las guerrillas tienen presencia importante de economías ilegales, como en el caso del sur de Bolívar donde la minería ilegal es la mayor fuente de empleo y de recursos para la región. Para Tumaco, tanto la minería ilegal, como el contrabando, pero sobre todo el narcotráfico es lo que más mueve la economía del municipio. No debe olvidarse que Tumaco es el municipio con mayor presencia de cultivos de coca, además es ruta de salida de clorhidrato de cocaína.

En estas zonas de economías ilegales pueden pasar cuatro cosas. La posibilidad más grande es que lleguen nuevos grupos o estructuras criminales a reemplazar el papel de las FARC. Por ejemplo, en el sur de Chocó el ELN ha retomado las posiciones que han dejado las FARC luego de las pre-concentraciones. Igualmente en el bajo Cauca antioqueño, como en el municipio de Briseño, el Clan Usuga o los Urabeños han retomado el territorio que antes controlaba las FARC. En Arauca a medida que el Frente 10 y 45 de las FARC se ha ido replegando, el Frente Domingo Laín del ELN ha retomado posiciones. Esta retoma de territorios por parte de estos grupos generalmente se acompañan de violencia sobre la población civil y tiende a ser bastante cruel.

La segunda opción es que se formen nuevos grupos en las zonas donde antes operaban las FARC. De hecho, es lo que en parte ha ocurrido en Tumaco, donde ha nacido un nuevo grupo que se hace llamar Nuevo Orden. Al parecer este grupo lo habrían formado narcos de la región que estarían intentando controlar las zonas de cultivos de coca que han dejado libres las FARC, en un intento por que el negocio no se convierta en una anarquía. Además estarían intentando contactar milicianos de las FARC para que trabajen para ellos.

La tercera opción es que exista una reincidencia, como ocurrió con un sector del Frente 1 en la zona del sur de Guaviare y el departamento de Vaupés. Estas reincidencias, tienden a ser regionales y con el tiempo o desaparecen o se bandolerizan. Y la cuarta opción, es que al salir estos grupos dejan un vacío de poder y por unos meses ocurre una guerra de baja intensidad liderada por pequeños agentes u organizaciones criminales de muy corto alcance. Estos vacíos de poder tienden a ser cortos y la zona o bien cae en una guerra de grandes magnitudes o tiende a pacificarse, en gran parte depende del dispositivo de seguridad del Estado.

El tema con todo lo anterior es que después del 2 de octubre y la victoria del No, muchos programas o proyectos que se iban a implementar quedaron quietos, al igual que se congelaron recursos económicos como los de la comunidad internacional, lo cual llevó a que las estrategias para evitar todo lo anterior no se pudieran implementar o se implementaran a medias. Cada día que pasa es un incentivo para que se produzca una retoma criminal del territorio. Por ende o se pone en marcha la implementación del nuevo acuerdo o al menos se comienzan a aplicar parcialmente algunas iniciativas de seguridad y de sustitución de economías ilegales.

Cargando