¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Poder & Política

La guerra que se podría avecinar

La competencia comenzó.

“Alguien va a llenar esos espacios, o la Fuerza Pública u otros, por eso mejor lo hacemos nosotros”, así respondió un guerrillero del ELN en Arauca a propósito de las zonas de ubicación y las zonas que van a dejar libre las FARC una vez comience el proceso de concentración. Y agregó, “los lamentamos mucho, pero de la enemistad política vamos a pasar a una enemistad militar”.

Los datos son impresionantes, las FARC hacen presencia en 242 municipio del país, de ellos en 115 hay una influencia importante. Las zonas de ubicación o zonas veredales transitorias y puntos campamentarios se encuentran en 29 municipios de los 1103 que tiene en país. Es decir, en cosa de tres o cuatro meses, las FARC van a dejar libres, en zona rurales, cerca de 210 de los 242 municipios donde operan. Pero además de ello, varias de las Zonas de Ubicación están rodeadas por otros grupos armados ilegales u organizaciones criminales. El siguiente mapa muestra las zonas de ubicación y encerradas en color verde aquellas que tienen presencia del ELN en el mismo municipio.

De los 31 puntos de ubicación, 8 de ellos se encuentran amenazados por presencia del ELN. En al menos 4 de ellos ya ha habido fuertes roces entre ambas guerrillas y en las otras zonas las relaciones son estables. La parte más complicada es el departamento de Arauca. Allí, el ELN ha dicho que los dos operativos contra campamentos de ellos, se realizaron de zonas campamentarias de las FARC, donde la distancia entre unos y otros no supera los 10 kilómetros, por lo que ellos creen que “hay algo detrás”. No olvidemos igualmente que hace unos meses fueron asesinados por el ELN dos militantes de la UP. Los datos son los siguientes.

En el departamento de Arauca opera la estructura más belicosa del ELN; el Frente Domingo Laín, el cual tiene a su cargo una serie de pequeñas estructuras militares. Por ejemplo la zona veredal transitoria de Arauquita además de concentrar al Frente 10 y la Compañía Kendor Segovia de las FARC, tiene presencia de las siguientes estructuras del ELN:

a) Frente Domingo Laín

b) Comisión Fronteras

c) Comisión Camilo Cienfuegos

d) Comisión Omaira Montoya Henao

e) Batallón Héroes y Mártires del FGO

En Tame, donde las FARC van a llevar al Frente 45 y 28, y, a dos columnas móviles, entre ellas, la Alfonso Castellanos, también hacen presencia las siguientes estructuras del ELN:

a) Frente Domingo Laín

b) Comisión Marta Elena Barón

c) Compañía Simacota

La otra situación complicada se presenta en el departamento de Nariño, donde también ya ha habido roces entre ambas guerrillas. Tal vez la zona de ubicación de Policarpa es la de mayor riesgo. Allí operan por parte del ELN las siguientes estructuras; 1. Compañía Jaime Toño Obando

2. Frente Guerreros del Sindagua. De hecho en las últimas horas se presentó un ataque del ELN en zona rural de este municipio.

En la zona de veredal transitoria de Tumaco el riesgo es más por las Bandas criminales o ahora denominados Grupos Armados Organizados y no tanto por presencia del ELN. Sin embargo, en los últimos dos meses se sabe de incursiones de la guerrilla del ELN. Allí operan; 1. Frente Héroes y Mártires de Barbacoas. 2. Frente Comuneros del Sur.

En Buenos Aires Cauca opera el Frente José María Becerra del ELN, sin embargo allí no se han presentado roces y las estructuras de las FARC son sustancialmente más fuertes. En Tibú donde las FARC van a concentrar cerca de 5 estructuras, también hay una fortaleza importante del ELN. Allí operan los Frentes; 1. Frente Juan Fernando Porras. 2. Frente Luis Enrique León Guerra. 3. Frente Héctor. 4. Frente Armando Cauca Guerrero. En el caso de Tibú y en general en el Catatumbo las relaciones entre ambas guerrillas es buena, pero sus bases sociales viven constantemente en tensión.

Donde la situación es también complicada en el departamento de Antioquia. En la zona de ubicación de Remedios operan las siguientes estructuras del ELN; 1. Frente Capitán Mauricio. 2. Frente José Antonio Galán. 3. Compañía María Eugenia Vega. 4. Frente Héroes y Mártires de Santa Rosa. Y en el municipio de Ituango operan la Compañía Héroes de Taraza y el Frente Compañero Tomas del ELN. Allí la guerra por la minería ilegal y los cultivos de coca será a muerte entre el ELN y los Úsuga una vez las FARC se marchen a las zonas de ubicación.

Ahora bien, el siguiente mapa muestra los 31 puntos de ubicación y la presencia de Bandas Criminales o Grupos Armados Organizados en las cercanías. Nuevamente los riesgos más grandes se presentan en Nariño y Antioquia. En Remedios la incursión de los Úsuga se viene presentando desde febrero del presente año y en Ituango desde hace 4 semanas.

En Nariño la situación es igualmente preocupante. Policarpa era la casa de Los Rastrojos y allí quedó una estructura que se denomina Rondas Campesinas del Sur, la cual fue golpeada fuertemente entre 2014 y 2015. Desde el mes de enero se han reagrupado y ahora obedecen a los Úsuga. En Tumaco si bien no hay presencia constatada, se sabe de la intención de los Úsuga de incursionar nuevamente en el Puerto. De hecho, hace algunos días fueron halladas asesinadas 3 niñas, y en un escrito que se encontró al lado del cadáver de una de ellas se decía: “Por perras, por vagas y por apoyo a la subversión”.

El mismo guerrillero que se entrevistó en Arauca dijo; “hermano pero como no vamos a atacar las zonas de concentración, si ahí va a haber ejército custodiando, dando papaya… quietico van a estar”. La seguridad en algunas de estas zonas veredales transitorias de normalización y puntos campamentarios será un verdadero reto. Esté reto va en tres sentidos. 1. Por un lado, la base social de las FARC puede ser masacrada en el territorio alrededor de las zonas de ubicación debido a la disputa por economías ilegales. 2. Puede haber una masacre de esta base social de las FARC por vía de una disputa política, el caso de Arauca o Norte de Santander es un polvorín. La Guerrilla del ELN puede sentir amenaza una vez las FARC comiencen a hacer política e incluso antes de esto. 3. La verificación de Naciones Unidas en estas zonas de ubicación será supremamente compleja, además la Fuerza Pública podría ser objeto de ataques alrededor de estas zonas y por ende la verificación del cese bilateral sería muy complicado. Se podrían presentar ataques para sabotear el proceso de dejación de armas e incluso en fechas cercanas al plebiscito. Además sin garantías de seguridad las FARC no estarían dispuestas a dejar las armas.

De ahí, que una negociación con el ELN es urgente y sobre todo pactar un cese bilateral al fuego, donde el mecanismo de verificación de Naciones Unidas que supervisa la dejación de armas de las FARC, también verifique el cese con el ELN.

Cargando