¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Colombia, quinto país con más secuestros a celulares y computadores en Latinoamérica

Se estima que hasta 2015 el ransomware ha infectado a más de 234.000 computadoras en todo el mundo.

Colombia aunque no es centro de ataques cibernéticos en el mundo, siempre está en riesgo por la falta de conocimiento de las amenazas de los usuarios que acceden recurrentemente a su smartphone o computador.

Una amenaza, que no es nueva, pero que ha tomado fuerza en los mercados emergentes como Colombia es el ransomware, un tipo de virus informático que bloquea ordenadores o teléfonos y exige dinero para el retorno de los archivos.

Según un estudio sobre la seguridad de la información en las empresas realizado por Kaspersky Lab y B2B International en, el 41 por ciento de las empresas colombianas reconoce la grave amenaza que representa el ransomware. Sin embargo, a pesar de este estado de conciencia, los ataques siguen afectando gravemente a las empresas. Hasta el momento, se estima que el ransomware ha infectado a más de 234.000 computadoras en todo el mundo.

El panorama mundial de las ciberamenazas sigue creciendo y los cibercriminales han descubierto que el cifrado malicioso de datos, seguido de una exigencia de rescate, puede ser muy rentable. Muchas empresas admiten que a menudo pagan ese rescate.

Las empresas son un objetivo tentador para estos ataques con exigencia de rescate. No importa si el tamaño de la empresa es muy pequeño o grande, el software maligno encontrará una manera de entrar si no se cuenta con seguridad para bloquearlo.

Al igual que otras formas de malware, se introduce en una red a través de correos electrónicos, archivos maliciosos adjuntos o enlaces de una página web afectada que los empleados confiados abren, bajan o hacen clic en ellos. No hay señales que pongan a los usuarios sobre aviso de que han sido infectados hasta que reciben la exigencia de rescate.

En lo referente a América Latina, los países más afectados, clasificados según la penetración del ransomware, son: Brasil, Costa Rica, Chile, Argentina y Colombia.

Dentro de las consecuencias más comunes de un ataque de este tipo se encuentran: pérdida de información de forma temporal o permanente, interrupción de los servicios regulares, pérdidas financieras asociadas a la restauración de los sistemas, costos legales y de IT y daño a la reputación de la empresa y pérdida de confianza por parte de los clientes.

Cargando