Veredas de Tarazá se están quedando desoladas por el desplazamiento forzado

Líderes sociales aseguraron que las personas que se desplazan no están regresando a sus tierras.

La cifra de desplazamiento en el bajo Cauca nunca es precisa debido al subregistro que existe frente a este fenómeno, el cual es casi a diario desde el 2018, según líderes sociales de esa zona.

Recalcaron también que en lo corrido del año la cifra de personas que han abandonado el territorio por diferentes situaciones relacionadas con el conflicto supera las trescientas. Pero lo que más preocupa es que las familias no están retornando a sus hogares. La situación se reporta con mayor frecuencia en el municipio de Tarazá, allí hay varias veredas que están desoladas están entre otras Buenavista, La Envidia, Aguas Limpias y La Esmeralda entre otras.

Contaban con sesenta o setenta familias y hoy si hay cinco es mucho. Hay unas que están en la ciudad de Medellín otras que se han ido para otras partes a buscarse el pan diario y otras están en el casco urbano del corregimiento la Caucana”, explicó William Muñoz, presidente de la Asociación de Campesinos del bajo Cauca.

Recalcó que muchas familias no están colocando la denuncia en las oficinas de la Defensoría del Pueblo y personerías, pero que los desplazamientos se siguen reportando de otras zonas como El Bagre, Caucasia y Cáceres principalmente.

Cargando