Expediciones

El agua de Almorzadero

Los humedales o turberas son fundamentales para el funcionamiento del páramo

Los rayos del sol hacen que la niebla se desvanezca para convertirse en agua, tesoro hídrico que queda almacenado en las plantas, suelos y rocas para luego darle vida a humedales, lagunas y ríos
1 Los rayos del sol hacen que la niebla se desvanezca para convertirse en agua, tesoro hídrico que queda almacenado en las plantas, suelos y rocas para luego darle vida a humedales, lagunas y ríos (Foto: Nicolás Acevedo)
El agua está presente en todos los lugares del páramo del Almorzadero, incluso en las extrañas formas de las rocas que decoran las montañas de esta joya de la cordillera de los Andes
2 El agua está presente en todos los lugares del páramo del Almorzadero, incluso en las extrañas formas de las rocas que decoran las montañas de esta joya de la cordillera de los Andes (Foto: Jhon Barros)
Los humedales o turberas son fundamentales para el funcionamiento del páramo. Además de brindarles refugio a varias especies de animales y plantas, son grandes esponjas que captan y almacenan el agua que nutre a los ríos
3 Los humedales o turberas son fundamentales para el funcionamiento del páramo. Además de brindarles refugio a varias especies de animales y plantas, son grandes esponjas que captan y almacenan el agua que nutre a los ríos (Foto: Jhon Barros)
Grandes chorros de agua fluyen a toda marcha por los ríos que nacen en el páramo del Almorzadero, ecosistema que surte de recurso hídrico a 19 municipios de Santander, Norte de Santander y Boyacá
4 Grandes chorros de agua fluyen a toda marcha por los ríos que nacen en el páramo del Almorzadero, ecosistema que surte de recurso hídrico a 19 municipios de Santander, Norte de Santander y Boyacá (Foto: Jhon Barros)
El sector del Mortiño del páramo del Almorzadero luce como una montaña rusa acuática: ríos que zigzaguean en todas las direcciones buscando una pendiente para dejar caer su agua
5 El sector del Mortiño del páramo del Almorzadero luce como una montaña rusa acuática: ríos que zigzaguean en todas las direcciones buscando una pendiente para dejar caer su agua (Foto: Jhon Barros)
En época de lluvia, en el páramo del Almorzadero el agua empieza a brotar de las entrañas de la tierra a través de pequeños huecos similares a un volcán. Los habitantes de la zona los llaman hoyos sopladores
6 En época de lluvia, en el páramo del Almorzadero el agua empieza a brotar de las entrañas de la tierra a través de pequeños huecos similares a un volcán. Los habitantes de la zona los llaman hoyos sopladores (Foto: Jhon Barros)
El agua del Almorzadero es tan pura y cristalina que es posible ver con facilidad los musgos y algas que habitan en el fondo de los humedales y lagunas
7 El agua del Almorzadero es tan pura y cristalina que es posible ver con facilidad los musgos y algas que habitan en el fondo de los humedales y lagunas (Foto: Jhon Barros)
El río Servitá, que surte de agua a la población de municipios como Cerrito y Concepción y el cual nutre al río Chicamocha, nace en las tierras del páramo del Almorzadero
8 El río Servitá, que surte de agua a la población de municipios como Cerrito y Concepción y el cual nutre al río Chicamocha, nace en las tierras del páramo del Almorzadero (Foto: Nicolás Acevedo)
Es tal la cantidad de agua que alberga el páramo del Almorzadero, que las algas de los humedales y lagunas aparecen fuera de estos ecosistemas
9 Es tal la cantidad de agua que alberga el páramo del Almorzadero, que las algas de los humedales y lagunas aparecen fuera de estos ecosistemas (Foto: Jhon Barros)
Uno de los toboganes acuáticos que se forma con el agua que capta y almacena el páramo del Almorzadero, un titán hídrico de los Santanderes
10 Uno de los toboganes acuáticos que se forma con el agua que capta y almacena el páramo del Almorzadero, un titán hídrico de los Santanderes (Foto: Jhon Barros)
El Salado es una de las más de 100 lagunas que hay en el páramo del Almorzadero. Está ubicada en el municipio de Chitagá, Norte de Santander, y es cuidada por sus habitantes
11 El Salado es una de las más de 100 lagunas que hay en el páramo del Almorzadero. Está ubicada en el municipio de Chitagá, Norte de Santander, y es cuidada por sus habitantes (Foto: Nicolás Acevedo)