Gastronomía quindiana, de la tradición al paladar

Regresar a los saberes y sabores ancestrales a través de la gastronomía tradicional es la nueva apuesta del turismo en el Quindío.

Dentro de los muchos aspectos que han destacado y fortalecido el turismo en el departamento, no se puede quedar atrás la gastronomía que, a través de restaurantes, platos y preparaciones, ha jugado un importante papel en la visibilización de municipios que antes no hacían parte del foco turístico.

La búsqueda por recuperar las raíces y la herencia, principalmente caucana e indígena, ha llevado al posicionamiento de la cocina quindiana frente a otros departamentos del país como factor de impulso para el turismo gastronómico. “Lo que estamos buscando en el Quindío es volver a nuestras raíces ancestrales gastronómicas y darle el valor que se merece haciendo visibles aquellas propuestas que generan una oferta de valor para nuestra gastronomía, pero no tienen la oportunidad de ser reconocidas”, afirma Nicolás Jaramillo, asesor gastronómico del Quindío.

Si bien el fiambre, el sudado, las arepas, los fríjoles y los caldos son representativos de la cultura y la alimentación tradicional del departamento, no definen por completo la riqueza gastronómica del Quindío, que no se encuentra en un solo plato sino en esas pequeñas preparaciones y variaciones que hacen parte de toda una denominación en la que, a partir de un solo ingrediente, se generan diferentes productos asociados e igualmente identitarios.

La utilización de diferentes variaciones del plátano, producto por excelencia de la región y el país, o del maíz para la masa de ahuyama, protagonista en el mercado campesino local, sumado a diferentes técnicas como estofados, cocidos o ahumados en los que se logra una curva de sabor diferente, son muestra de que la innovación en la cocina puede ir de la mano con la conservación de la herencia tradicional gastronómica.

Conservar la gastronomía tradicional dándole el valor y respeto que se merece debe ser una tarea que pase de lo departamental a lo nacional, por medio de una apuesta de la cocina colombiana que busque desarrollar y potencializar productos por regiones, sumando ante el mundo no sólo la región sino el país como destino gastronómico.

Cargando