Indígenas rechazan oferta de diálogo de Moreno frente a crisis en Ecuador

Las protestas llevan una semana y el presidente Lenín Moreno se niega a retroceder con las medidas impuestas.

El movimiento indígena que protesta en Ecuador rechazó este viernes el ofrecimiento del presidente Lenín Moreno de sostener un diálogo directo para resolver la crisis que estalló por los ajustes económicos pactados con el FMI.

"El diálogo que promulga carece de credibilidad", señaló en un comunicado la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), añadiendo que solo conversará con el gobierno "cuando se derogue" el decreto que eliminó subsidios a los combustibles.

Más temprano, el mandatario, que ha descartado echar atrás sus medidas, había planteado a los líderes de la Conaie un encuentro directo para "encontrar soluciones".

"El país debe recuperar la calma; que el país sepa que tenemos la voluntad del diálogo, pues aquí está la mía", dijo en un breve mensaje por radio y televisión.

Le puede interesar: Combustible más caro y menos clientes en medio de protestas en Quito 

En su comunicado, la organización indígena sostiene que "el diálogo que el gobierno nacional dice promulgar se ha sustentado (...) en una de las peores masacres en la historia del Ecuador".

En esos términos aludieron a los enfrentamientos que en más de una semana de protesta dejan cinco civiles muertos y unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

Este viernes se produjeron nuevos y violentos choques en los alrededores de la sede del Legislativo, que había sido asaltada brevemente por los indígenas el martes, y en otro punto céntrico de Quito.

El jueves la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) canceló los contactos que a instancias de la ONU y la Iglesia católica pretendían acercar posiciones con el gobierno, en busca de una salida a la crisis que desataron las reformas acordadas con el FMI a cambio de millonarios préstamos.

Le puede interesar: Indígenas ecuatorianos liberan agentes y periodistas tras funeral

Además del fin de subsidios, las medidas prevén recortar derechos a empleados públicos. La Conaie insiste en que los ajustes sean derogados.

Cargando