¡De infarto! Estas son las fotos más candentes de Alejandra Azcárate

La actriz y comediante sorprendió a sus seguidores con su más reciente publicación

Alejandra Azcárate es una de las mujeres más talentosas de Colombia. Su franqueza y estilo particular para decir las cosas, la han llevado a convertirse en uno de los referentes del Stand Up Comedy en el país. Sus más de 4 millones de seguidores en redes sociales lo prueban.

Ahora bien, la colombiana se encuentra de vacaciones en Turquía, y para mostrar parte del atractivo turístico de este país, realizó una publicación que dejó sin aliento a más de uno, donde se ve luciendo de espaldas con ropa interior negra.

Leer más: "Fea, ñera y con celular guiso", Hassam le respondió a tuitera

"El hammam, más conocido como baño turco, es un espacio de absoluta relajación que en esta cultura hace parte de una filosofía de vida que busca en la privacidad una fuente de bienestar. El ritual es sencillo pero delicioso así que si el propósito es descansar, aquí sin duda se logra", compartió con sus seguidores.

Estas son algunas de sus publicaciones más destacadas, en las que se puede apreciar su estilizada figura:

Ver esta publicación en Instagram

Espalda huesuda, cola carnuda. • • @bubblesky_glamping

Una publicación compartida de ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) el

Ver esta publicación en Instagram

La meditación es una práctica que según dicen los que saben, entrena la mente e induce a un modo determinado de conciencia. Le he dado varias oportunidades en mi vida y la verdad no he podido encontrarle la gracia porque me ha sido imposible conectarme con el asunto. En India me quedé dormida en una gruta, en el Tayrona me salí de la clase a servirme un whisky, en Sudáfrica me tragué del profesor y no pude concentrarme y en Bogotá hice una donación al centro porque pagué tres meses, fui a una sesión y jamás volví. Quise intentarlo de nuevo porque uno de mis dos propósitos principales de este año es medírmele a hacer actividades que me generen un profundo rechazo. Ante lo que uno se resiste persiste, así que quiero hacer el ejercicio de entender el agobio como un reto para no rendirme ante él. El caso es que me di otro chance aquí en Australia con la meditación Bassanta. Es una técnica que mediante la observación continuada de la respiración, agudiza la capacidad de percepción de sutilísimas vibraciones que ocurren en el cuerpo. Esta dinámica alarga el tiempo entre pensamiento y pensamiento con el fin de descubrir ese anhelado espacio interior y de esa manera encontrar un efecto de transformación profunda. Empecé con total disposición, cerré los ojos, inhalé y exhalé con calma, espanté dos o tres ideas que se me cruzaron por la cabeza y creí lograrlo. Sin embargo me acordé de repente de una llamada que me hizo mi hermano esta mañana en la que me decía que había llegado de México a Colombia de sorpresa para visitar a mis papás y había encontrado a Mariposa rasta y oliendo a berrinche. Eso me sacó de foco, no solo imaginarme a mi pobre perra como un loco de costal sino la angustia de pensar que Andrés arbitrariamente le fuera a cortar los pelos de la cuca. Hasta ahí me llegó la paz. Mi mente se alteró, la frecuencia cardíaca se aceleró y me empezó una rasquiña en la mía que me obligó a suspender. Por lo visto esta posición del árbol en mi caso se quedó en chamizo porque ahora sí, sin la menor duda sé, que la meditación no es lo mío. Continuará...

Una publicación compartida de ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) el

Ver esta publicación en Instagram

Fiyi es un país compuesto por una isla principal y 300 más que la rodean. La biodiversidad marina tanto aquí como en la Polinesia Francesa es el atractivo principal. Buzos del mundo entero y surfistas profesionales buscan este espacio por la potencia de sus olas y sus aguas cristalinas. Yo la verdad vine solo con el propósito de conocer y descansar pero parte de ese proceso para mí siempre está acompañado por la curiosidad. Las inquietudes lo llevan a uno a escenarios inimaginables así como el conformismo estanca. Preguntándole a mi nuevo amigo Weiss, un nativo muy simpático, fui a dar a una pequeña playa desolada de arena blanca a las cinco de la tarde para ver el desfile acuático de los tiburones bebé. Ellos son una especie muy privilegiada porque además de tener un olfato ultra desarrollado, lo cual les permite detectar a sus presas con facilidad a kilómetros de distancia, sus retinas son tan sensibles que pueden ver bajo el agua con la más absoluta nitidez. Les cuento que esperé dos horas sentada en un tronco y nada. No vi pasar ni un tiburón bebé, ni un papá ni un tío. Por un momento creí que estaban haciendo la siesta y que la mala suerte me había cobijado pero luego me enteré de que los condenados no duermen. Necesitan estar en constante movimiento porque de otro modo no logran flotar y sus bronquios solo absorben oxígeno mientras están nadando así que manejan con toda el insomnio. Ya resignada a mi fracaso como exploradora y después de haberme tomado tres aguas de coco cargadas, de repente vi uno. Tierno, blanco y con la punta de su aleta negra meneándose de lado a lado con suma rapidez. Increíble el animal tan voraz en el que va a convertirse en poco tiempo porque como sucede con los humanos, el más inofensivo resulta siendo un depredador. Como ya me ha pasado varias veces que le he cogido confianza a los equivocados, hoy me curé en salud y separé palmera para treparme en caso de emergencia ante un eventual tarascazo. Continuará... Pd: Para quienes me han escrito y comentado, les aclaro: “Fiyi” se escribe en español. “Fiji” en inglés. “Fidji” en francés. **Más fotos deslizando a la ⬅️**

Una publicación compartida de ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) el

Cargando